Budapest – Pest

Pest
En la orilla oriental del Danubio está Pest. Empezando por el norte, el edificio más famoso y visitado es, sin duda, el Parlamento, aparte de ser el más grande del país.

DSC_0016b

Construido entre finales del XIX y principios del XX en estilo neogótico, su arquitecto se inspiró claramente en el Parlamento inglés a la hora de diseñarlo.

DSC_0589b

Iluminación nocturna del Parlamento

Sólo se puede entrar con visita guiada, que comprende la escalera principal, la Sala de la Corona y la antigua Cámara Alta, gemela de la Cámara de Diputados en funcionamiento, y que en la actualidad sólo se usa para reuniones, conferencias y visitas turísticas.

DSC_0161b

Escalera principal

DSC_0163b

Cámara alta

DSC_0164b

Detalle del techo

Bajando hacia el centro, en la plaza del mismo nombre, se encuentra la Basílica de San Esteban. Consagrada al primer rey cristiano húngaro, las obras comenzaron en 1851 y se prolongaron hasta 1905. Imponente la fachada neoclásica simétrica, con dos torres gemelas a modo de campanarios.

DSC_0183b

Fachada occidental

DSC_0202b

Cúpula

El interior, con planta de cruz griega, resulta deslumbrante. Los mosaicos de la cúpula y el altar mayor, en donde se encuentra una estatua de mármol de San Esteban, son sencillamente magníficos. Todo el conjunto es digno de contemplarse con detenimiento.

DSC_0184b

Nave principal

DSC_0189b

Detalle de la cúpula

Como curiosidad, señalar que en una de las capillas se guarda la mano momificada del rey Esteban, la reliquia más importante de la cristiandad húngara.

Siguiendo hacia el sudeste está la Gran Sinagoga. El mayor templo judío de Europa se construyó en estilo bizantino-morisco en el siglo XIX, como muestra su llamativa fachada de ladrillo blanco y rojo.

DSC_0599b

Detalle de la fachada

DSC_0638b

Gran sinagoga

El interior es sorprendente porque contiene elementos de la reforma judaica que le confieren un aspecto que recuerda al de una iglesia cristiana. El lugar donde se guardan los libros de la Torá se asemeja a un altar, y cuenta incluso con un órgano, elemento nada característico de las sinagogas por cuanto durante la celebración del rito religioso está prohibida la música. Además de ser un edificio singular resulta especialmente bonito.

DSC_0622b

Cúpula

DSC_0629b

Vista general del interior

En el patio posterior se halla el Monumento al Holocausto, la escultura de un sauce llorón en cuyas hojas están escritos los nombres de las víctimas del nazismo.

DSC_0608b

Monumento al Holocausto

DSC_0613b

Obra realizada por una superviviente del Holocausto

Dando un paseo por Dohany utca se llega hasta el New York Café. Según sus propietarios, la cafetería más bonita del mundo. Desde luego, elementos para serlo los tiene y muchos: enormes arañas, columnas de mármol, aplicaciones doradas… Decoración neobarroca recargadísima que puede no agradar a algunos pero que justifica por sí sola una visita a este lugar.

DSC_0645b

New York Cafe

DSC_0647b

New York Cafe

Isla Margarita
En medio del Danubio, entre Buda y Pest, se halla una isla que debe su nombre a la princesa Margarita, hija de un rey que pasó aquí su vida recluida en un convento. Pasar un par de horas en este oasis es lo ideal para hacer una pausa y desconectar del estrés viajero. Se pueden recorrer sus 2,5 km dando un paseo o mejor alquilando una bicicleta, y también hay una línea de autobuses que la atraviesa de arriba abajo. Circular en coche está prohibido salvo para vehículos de abastecimiento.

DSC_0206b

Jardín japonés

DSC_0209b

Flor

DSC_0223b

Jardines

Varosliget
Contiguo a la Plaza de los Héroes, donde se encuentra el Monumento al Milenario, erigido para conmemorar en 1896 los 1000 años de historia de Hungría, está el parque Varosliget. También aquí se quiso celebrar tan señalada fecha y por ello construyeron el castillo de Vajdahunyad, complejo de edificios de diferentes estilos que servía para ilustrar la historia de la arquitectura húngara. Lo que en un principio era un pabellón temporal hecho de madera se reconstruyó en ladrillo para crear una estructura permanente. Así, se pueden encontrar juntos los estilos románico, gótico, barroco, todos ellos copias detalladas de edificios diseminados por el país.

DSC_0240b

Lago

DSC_0248b

Edificio neoclásico

DSC_0250b

Iglesia románica

DSC_0270b

Castillo de Vajdahunyad

DSC_0279b

Monumento al Milenario

Termas
Conocidas sus propiedades terapéuticas desde la época de los romanos, fueron los turcos quienes, tras conquistar el país en el siglo XVI, empezaron la explotación de las aguas medicinales.
Su popularidad no ha ido sino creciendo con los siglos, y hoy en día es una práctica muy habitual entre los húngaros que los visitantes tampoco pueden perderse. De hecho, se dice que una estancia en Budapest no está completa si no se prueban las termas.
El más frecuentado es el Balneario Széchenyi, emplazado en el parque Varosliget, donde en 1879 se descubrió un manantial de aguas termales.

DSC_0233b

Baños Széchenyi

Otra terma muy famosa es el Hotel Balneario Géllert. Como su nombre indica, se encuentra a los pies del monte Géllert y abrió sus puertas a comienzos del siglo XX en un edificio estilo Secesión. Aquí se rodó años atrás un anuncio para una marca de yogures.

DSC_0336b

Baños Géllert

Paseo en barco
Pasear en barco por las ciudades que cuentan con río o canal es un buen complemento al imprescindible callejeo urbano. Budapest no es una excepción, y surcar las aguas del Danubio durante la hora que dura el crucero permite ver desde otro ángulo lo más significativo de la ciudad y también reposar los cansados pies tras un día de trajín turístico.
Varias son las compañías que desde el muelle situado junto al Puente de las Cadenas realizan el paseo, a precios similares y con recorridos casi idénticos. Una buena hora para hacerlo durante el verano es por la tarde cuando el sol ya se está ocultando, en ese momento los edificios de la orilla oriental adquieren una tonalidad rosácea realmente preciosa.

DSC_0303b

Edificio del Parlamento

DSC_0308b

Pest desde el barco

Enlaces:
Parlamento: Se pueden comprar las entradas anticipadamente Entradas al Parlamento. No es imprescindible pero sí conveniente si se quiere ir con la visita programada. El tour en español se realiza a determinadas horas (consultar en la web) y dura unos 40 minutos, incluyendo el acceso por los controles de seguridad.

Basílica de San Esteban: La entrada es gratuita, pero se ha de dar obligatoriamente un donativo de dos euros Basílica de San Esteban.

Gran Sinagoga: Hay visitas guiadas en español cada hora en punto, y también diferentes tours por el Barrio Judío que incluyen asimismo otras sinagogas Gran Sinagoga

Termas: Baños Szécheny 

Géllert

No es la cafetería más barata de Budapest pero casi imprescindible ir: New York Cafe

 

Anuncios

2 comentarios en “Budapest – Pest

  1. Pingback: Budapest

  2. Pingback: Budapest – Introducción | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s