Jordania – Mádaba

Ciudad famosa por sus mosaicos, Mádaba es un buen lugar en el que instalarse para hacer las diferentes visitas gracias a su cercanía con varios puntos de interés, evitando así tener que entrar y salir de la caótica Amman.

DSC_0007

Mádaba es una ciudad de 90.000 habitantes situada 30 km al sur de Amman. Testimonio de su prosperidad en época bizantina son los mosaicos que en ella se conservan y que pueden visitarse, pero aparte de esto hoy en día es una ciudad sin más interés que su proximidad al Mar Muerto y a la Reserva Natural de Wadi Mujib, dos lugares imprescindibles de cualquier viaje por tierras jordanas.

DSC_0021

Vista de Mádaba

En un blog que consulté cuando preparaba el viaje leí que quien lo escribió había pernoctado en Mádaba, desde donde se había movido para realizar varias excursiones. Al tratarse de una ciudad medianamente grande hay hoteles donde elegir y también bastantes restaurantes, así que me pareció una buena idea y la copié. Por supuesto, también me interesaba ver los mosaicos que se conservan en diferentes iglesias de la ciudad; de esta forma quedó resuelta la primera etapa del viaje.

En menos de dos horas completamos el recorrido por los cuatro lugares más significativos en lo que a mosaicos se refiere: el Parque Arqueológico y las iglesias de los Apóstoles, de San Juan Bautista y de San Jorge, por este orden. Un paseo totalmente accesible a pie que nos ofreció también la oportunidad de mezclarnos en el ambiente de una típica ciudad árabe un lunes por la mañana.

DSC_0017b

La omnipresente basura

DSC_0018b

Calle de Mádaba

El Parque Arqueológico, afortunadamente, es gratis, porque resultó de lo más decepcionante. Es indudable su valor histórico, pero no da mucho de sí: un pequeño recinto con diferentes edificios en algunos de los cuales se adivina un pavimento musivo, como en la Iglesia de los Mártires. En honor a la verdad hay que decir que la culpa de este pésimo estado de conservación puede achacarse en parte a la obra de un grupo de fanáticos que hizo furor allá por el siglo VIII d.C., los llamados iconoclastas, que se oponían al culto de las imágenes y, cómo no, destrozaban lo que a su paso encontraban. También en Turquía vimos a menudo el resultado de este vandalismo. Lamentablemente, en pleno siglo XXI no parece que la humanidad haya aprendido mucho y en algunas partes de este planeta sigue ensañándose con multitud de obras de arte.

DSC_0012b

Iglesia de los Mártires

DSC_0013b

Mosaico

Seguidamente, llegamos hasta la más apartada, la Iglesia de los Apóstoles. Aquí sí que tuvimos que pagar la entrada, 2 JOD. No es que sea una fortuna (unos 2,6 euros) pero la verdad es que no los valía. Otro mosaico por pavimento que, pese a haber sido restaurado, resultó peor de lo que me esperaba.

DSC_0015b

Iglesia de los Apóstoles

De camino hacia el orgullo de Mádaba, la Iglesia de San Jorge, nos detuvimos en la de San Juan Bautista, totalmente obviable y a la que ni fotos le hice.

Finalmente el Mapa de Tierra Santa de la Iglesia de San Jorge, un mosaico que en tiempos estaba compuesto por dos millones de teselas de las que se han perdido una buena parte por obra del tiempo y que en algunas zonas también fue víctima de los iconoclastas.

Se le llama así porque representa 150 localidades de la geografía bíblica, con Jerusalén en el centro. Datado en el año 560 es, sin duda, el mejor mosaico de la ciudad, pero tampoco me pareció tan extraordinario como para justificar una visita a esta ciudad. La entrada cuesta 1 JOD pero no me supo tan mal pagarlo.

DSC_0024

Mapa de Tierra Santa

DSC_0027

Mapa de Tierra Santa

DSC_0029b

Mural con el Mapa al completo

Hasta aquí lo que dio de sí la visita a esta ciudad. Reconozco que me decepcionó bastante porque soy una fanática de los mosaicos y esperaba ver auténticas maravillas, justificando la fama que tienen. En cualquier caso, no nos supuso un trastorno ni de tiempo ni de dinero, por lo que aunque el resultado no estuvo a la altura de mis expectativas tampoco me arrepiento de haber estado.

El hotel de Mádaba donde pasamos dos noches fue el Mosaic City Hotel. Más que correcto, con un buen desayuno, al lado de los lugares a visitar y cercano a la zona de restaurantes. A través de este hotel contratamos al taxista que nos acompañaría durante los dos primeros días, Jehad, y con el que nos fue estupendamente.

Un restaurante en Mádaba totalmente recomendable, tanto por calidad como por cantidad: Haret Jdoudna. Más céntrico imposible, a pocos metros de la Iglesia de San Jorge. Uno de los pocos en que servían bebidas alcohólicas, por lo que es posible consumir una cerveza e incluso vino, éste a precios prohibitivos, todo hay que decirlo.

Enlaces:

Turismo de Jordania

Mosaic City Hotel

Restaurante Haret Jdoudna

Anuncios

3 comentarios en “Jordania – Mádaba

  1. Pingback: Jordania – Monte Nebo | impresionesviajeras

  2. Pingback: Jordania – Al Karak y el Camino de los Reyes | impresionesviajeras

  3. Pingback: Jordania – Datos prácticos | impresionesviajeras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s