Jordania – Petra (I)

Patrimonio de la Humanidad desde 1985, el conjunto de la necrópolis de Petra resulta tan deslumbrante que justifica por sí solo un viaje a Jordania.

DSC_0230

Tras realizar la visita de Al Karak, hacia mediodía llegamos a Petra pasando por la Carretera de los Reyes, más lenta pero mucho más panorámica que la Autopista del Desierto. En Wadi Musa, la población que está junto al complejo arqueológico de Petra, nos despedimos de nuestro taxista Jehad, que nos había acompañado durante nuestros dos primeros días en el país. Vuelvo a repetir que aunque no solemos movernos en transporte privado, en un país como Jordania puede resultar difícil desplazarse contando con la red de transporte público, y casi imposible hacerlo en un tiempo razonable, por lo que de no haber optado por contratar un taxi no habríamos podido hacer en día y medio todo lo que hicimos.

DSC_0221b

Jehad

Poco se puede decir de Petra, una maravilla de la humanidad, que no se haya ya escrito. Resumiendo mucho, su historia se remonta al siglo XIII a.C. en que los edomitas, un pueblo semita mencionado en la Biblia, ocupaban estos territorios, pero fueron los nabateos, con el rey Aretas I a la cabeza, quienes a partir del siglo II a.C. se encargaron de construir las fabulosas tumbas que todavía hoy podemos admirar. Posteriormente también pasaron por aquí los romanos, que también dejaron su legado arquitectónico, e incluso los cruzados construyeron dos fortalezas, pero por cuestiones de la vida en el siglo XIII Petra cayó en el olvido hasta que un aguerrido explorador suizo, haciéndose pasar por árabe, la redescubrió en el siglo XIX.

DSC_0298

Pequeña tumba en el Siq exterior

Disfrutar de todo lo que ofrece este maravilloso lugar lleva su tiempo, tanto por su inmensidad y la distancia que hay entre los monumentos, como por la dificultad para acceder a algunos de sus tesoros. Lo más recomendable es como mínimo día y medio, o mejor dos si ello es posible: dedicarle menos tiempo supone tener que sacrificar algunos de los rincones más sugerentes del recinto o bien hacer una carrera contrarreloj y acabar exhaustos.

En nuestra primera tarde en Petra optamos por subir hasta el Lugar Alto del Sacrificio o al-Madhbah, un lugar dedicado a los ritos religiosos que se remonta a la época nabatea. A las tres estábamos ya preparados para la excursión. No es, ciertamente, la mejor hora para emprender semejante caminata, pero es lo que tiene estar sujetos a los limitaciones temporales de los viajeros, una vez en el sitio hay que exprimir al máximo el tiempo para no desaprovechar ni un instante ya que las probabilidades de volver algún día son más bien escasas.

El único acceso al recinto pasa necesariamente por el famosísimo Siq y el no menos conocido Tesoro de Petra. Obviamente es imposible no detenerse ante las primeras maravillas que van saliendo al paso pero como no nos hacíamos idea del tiempo que íbamos a emplear en llegar hasta nuestro destino preferimos no recrearnos demasiado, por lo que nos limitamos a hacer unas cuantas fotos para ir abriendo boca.

DSC_0240

El Siq

DSC_0264

El Siq

DSC_0271

El Siq

A esta hora, cuando el sol no le da de lleno, el Tesoro adopta ese color rosáceo que le ha dado nombre a la ciudad.

DSC_0280

El Tesoro desde el Siq

DSC_0715

El Tesoro

Dejando atrás el Tesoro se pasa por el Siq exterior, que también cuenta con unos interesantes nichos.

DSC_0308

El Siq exterior

Justo después de un tenderete-bar beduino, y antes de llegar a la Avenida de las Fachadas, parten las escaleras que nos condujeron hasta nuestra primera meta en Petra: el Lugar Alto del Sacrificio. Como su propio nombre indica, era el lugar usado por los nabateos para realizar los sacrificios a los dioses: se trata de un patio rectangular del que sobresale una plataforma, la mesa sacra, donde se depositaban las ofrendas a los dioses. Aunque presume de ser uno de los monumentos mejor conservados de Petra, su interés, al menos para mí, no estuvo tanto en el lugar en sí como en la vista panorámica que se disfruta desde arriba. Estar subiendo escalones excavados en la piedra durante 40 minutos ha de tener forzosamente una recompensa, y en este caso fue el majestuoso paisaje que se vislumbra: casi toda la ciudad a nuestros pies.

DSC_0310

Inicio de la escalinata

DSC_0318

Montes de Umm-al-Biyarah

DSC_0319

Principio de la avenida de las fachadas

DSC_0344

Tumba de la urna

DSC_0349

Columnas

DSC_0352

Lugar alto del sacrificio

DSC_0380

Vistas

Debía ser por lo dificultoso del camino o porque quizás no era la hora más frecuentada, la cuestión es que nuestra única compañía mientras estuvimos allí fueron las cabras que pastaban a su aire, por lo que el idílico silencio sólo se veía interrumpido por algún que otro balido.

DSC_0362

Cabras

DSC_0382

Bebé cabra

Tras un rato de descanso y contemplación de los montes que rodean el valle de Petra, intentamos bajar por el lado contrario al que habíamos subido, el camino llamado Wadi Farasa que pasa por algunas tumbas y desemboca en la Calle Columnada. Por lo visto es la ruta más vistosa y recomendada, pero eso representaba añadir una larguísima caminata a la que nos esperaba hasta llegar a la salida, y ante la imposibilidad de calcular cuánto rato nos llevaría junto al temor de que se hiciera muy tarde y tener que quedarnos a dormir en una de las tumbas, preferimos desandar lo andado, o mejor dicho bajar lo subido, y volver por el mismo sitio.

DSC_0324

Los obeliscos

DSC_0388

La luna de Petra

Ya estaban cerrando el recinto cuando por fin llegamos a la salida tras una agotadora caminata. Exhaustos pero todavía impresionados fuimos a reponer fuerzas al Red Cave, un restaurante a 5 minutos de la entrada donde pudimos degustar una excelente cena beduina.

IMG_20150428_201747141

Arroz con verduras

Al día siguiente nos aguardaban otros maravillosos rincones de la ciudad nabatea.

Enlaces:

Turismo de Jordania

Turismo de Petra

Visitando Petra

Red Cave Restaurant

Anuncios

3 comentarios en “Jordania – Petra (I)

  1. Pingback: Jordania – Wadi Rum | impresionesviajeras

  2. Pingback: Jordania – Datos prácticos | impresionesviajeras

  3. Pingback: Jordania – Petra (II) | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s