Granada – Catedral y Cármenes

Toda ciudad importante posee una Catedral, y la de Granada es especialmente bonita. Lo que no tienen otras y aquí abunda son los llamados cármenes, fincas urbanas privadas con jardín y huerto que no suelen verse desde el exterior porque están tapiados. El Carmen de los Mártires, en cambio, es ahora una gran zona verde pública de paseo y relax.

DSC_0526b

La media jornada que nos restaba de estancia en Granada la dedicamos a visitar en primer lugar la Catedral. Por diferentes vicisitudes históricas, tardó casi dos siglos en construirse, concretamente desde 1523 hasta 1704. De esta forma, se fueron sucediendo los maestros a lo largo del tiempo, pero continuaron en el estilo renacentista que impuso el segundo arquitecto (tras un breve inicio gótico).

Por fuera es una imponente mole que no puede abarcarse con la mirada ni menos aún hacerla entrar en una foto, tanto por su grandiosidad como porque está encajonada en una plaza y rodeada de callejuelas con sus respectivos edificios, por lo que resulta imposible tener una buena perspectiva fotográfica. A lo sumo, se puede captar a trozos.

DSC_0518b

Exterior de la Catedral

Una vez en su interior me quedé anonadada: es enorme, altísima, espaciosa, diáfana y, sobre todo, preciosa. Mi sorpresa fue casi tan grande como la Catedral, pues confieso que jamás había oído hablar de este templo y, por tanto, ninguna referencia tenía aparte de la correspondiente reseña en la guía de la ciudad, por lo que pensaba que sería una visita más del circuito turístico. Nada más lejos de la realidad, a mí me pareció imponente y, desde entonces, parada obligada para cualquier viajero.

Lo primero que llama la atención son sus dimensiones: 115 metros de longitud por 67 de anchura, colosal construcción que se apoya en unos inmensos pilares formados a su vez por semicolumnas.

DSC_0489b

Nave lateral

DSC_0490b

Pilar

La sensación de pequeñez que tuve al entrar y atravesar las diferentes naves se convirtió en asombro a medida que me fui acercando a la Capilla Mayor, de planta circular exquisitamente decorada y perfectamente ejecutada.

DSC_0493b

Nave principal

DSC_0499b

Cúpula

No voy a entrar en detalles sobre sus elementos arquitectónicos ni sobre su programa decorativo pues ambas cuestiones se escapan a mi conocimiento, pero no hace falta ser ni entendido ni creyente para admirar todo el elegante conjunto que se expone ante nuestros ojos.

DSC_0500b

Altar

DSC_0505b

Cúpula

Otras dieciséis capillas, si mis cálculos no fallan, distribuidas entre las cinco naves y la girola conforman la totalidad del templo. Interesantes sin duda pero nada comparable con el impacto que causa la Capilla Mayor.

La Catedral representó para mí una grata sorpresa que, por supuesto, merece más fama de la que tiene. Supongo que la sombra de la Alhambra es demasiado grande y deja en penumbra muchos de los alicientes que tiene alrededor.

Adosada a la Catedral se encuentra la Capilla Real, otro lugar donde está prohibido hacer fotos, por lo que sólo puedo recordar vagamente que me pareció especialmente bonita. Aparte de ser otro gran ejemplo de arquitectura renacentista, su interés radica en que aquí están las tumbas de los Reyes Católicos.

Si por dentro no se pueden hacer fotos, por fuera resulta también imposible por el mismo problema ya vivido en la Catedral: demasiado grande para tan poco espacio disponible.

DSC_0483b

Capilla Real

La última visita fue por uno de los espacios verdes más grandes de la ciudad: el Carmen de los Mártires. En la misma colina que la Alhambra, conviene subir en autobús para no llegar arriba sin resuello. Las vistas desde allí son fantásticas.

DSC_0537b

Vistas

En sus orígenes se fundó aquí un convento en el siglo XVI que pasó, a mediados del XIX y tras diferentes avatares, a manos privadas. Se construyó entonces un palacete de clara inspiración nazarí y varios jardines y huertos.

DSC_0598b

Entrada al palacete

DSC_0542b

Decoración nazarí

DSC_0543b

Gruta

DSC_0548b

Patio con acequia

DSC_0553b

Interior del palacete

Adosado al palacete hay un pequeño y coqueto jardín lleno de palmeras. Se le llama inglés aunque a mí me recuerda más a los nazaríes.

DSC_0597b

Jardín inglés

El resto del inmenso terreno está repleto de plantas, estatuas, estanques, en fin un inacabable jardín por el que pasear resulta una delicia, y más si se tiene la suerte de hacerlo en absoluta soledad como fue nuestro caso.

DSC_0560b

Jardín francés

DSC_0583b

Habitante del lago

DSC_0593b

Isla del lago

Para despedirnos de la ciudad bajamos andando desde el Carmen de los Mártires, acompañados por la omnipresente Alhambra, y dimos una última vuelta por el centro antes de recoger los bártulos y poner rumbo al aeropuerto.

DSC_0601b

Hotel Alhambra Palace

DSC_0602b

Bajada por el Carril de San Cecilio

DSC_0606b

Plaza Campo del Príncipe

DSC_0610b

Plaza del Casino

DSC_0619b

Puerta Real

Enlaces:
Catedral de Granada
Carmen de los Mártires

Anuncios

2 comentarios en “Granada – Catedral y Cármenes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s