Asturias – Prerrománico

La joya arquitectónica asturiana es, sin duda, el estilo prerrománico que se encuentra diseminado por todo el Principado, estando en la ciudad de Oviedo y afueras algunos de sus monumentos más emblemáticos.

_DSC0850

Antecesor del románico procedente de Francia, en los siglos VIII al X se llevaron a cabo en la zona asturiana, que en aquella época estaba libre del dominio musulmán, construcciones civiles y religiosas que tomaron algunos elementos del anterior estilo visigodo pero que en seguida fueron abandonados por las innovaciones procedentes de Lombardía y que con el tiempo desembocarían en el románico.

La última mañana en Asturias la dedicamos a conocer de cerca estas construcciones. Con el autobús que pasa por la calle Marqués de Santa Cruz llegamos hasta la sinuosa Avenida de los Monumentos, a unos 3 km del centro de la ciudad, donde se encuentran Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo. Ya el entorno es delicioso, y se tienen unas vistas muy bonitas de Oviedo y alrededores.

_DSC0865

Oviedo

La visita debe realizarse obligatoriamente en grupo porque fuera de estos ratos el monumento está cerrado, pero no tuvimos que esperar ni diez minutos a que apareciera la guía que estaba en esos momentos enseñando San Miguel de Lillo al grupo más madrugador. Aproveché para hacer unas cuantas fotos de la iglesia desde todos los puntos cardinales.

_DSC0843

Santa María del Naranco

Este antiguo anexo del palacio real, probablemente un coto de caza, se terminó en el año 848, y fue reciclado en el siglo XII para convertirse en iglesia. Pese al tiempo transcurrido desde entonces, se conserva en un perfecto estado y parece como si la hubieran inaugurado recientemente.

_DSC0875

Santa María del Naranco

El interior es realmente pequeño y carece de elementos ajenos a su estructura, salvo un altar en uno de los miradores, pero la sala superior está repleta de valiosos adornos escultóricos en sus columnas, capiteles y paredes.

_DSC0852

Altar en el mirador

_DSC0860

Columnas con sogueado

Los dos miradores cubiertos, uno en cada extremo, le aportan a la iglesia mucha luz natural y la vuelven aún más proporcionada, resultando un conjunto muy armonioso y elegante. Un merecido título de Patrimonio de la Humanidad para este monumento encantador que se parece a cualquier cosa menos a una iglesia.

_DSC0876

Mirador

A tan sólo 300 metros, en una explanada contigua, se alza San Miguel de Lillo, que en su origen sí que fue concebido para hacer las funciones de iglesia de la corte palatina cercana. A causa de un derrumbamiento allá por los siglos XIII o XIV (XI según otras fuentes) se conserva únicamente la parte occidental, es decir lo que sería la entrada, y ello le da un aspecto de monumento incompleto y cortado, muy compacto y, al mismo tiempo, muy pintoresco.

_DSC0868

San Miguel de Lillo

El mal estado de los frescos hace casi irreconocibles e invisibles los motivos de las pinturas y es la causa por la que está prohibido fotografiarlos. Declarado también Patrimonio de la Humanidad junto a todo el prerrománico asturiano, lleva peor el paso del tiempo a causa del húmedo terreno en el que se asienta pero es, como su vecina Santa Maria, un monumento arquitectónico de primera categoría.

_DSC0872

San Miguel de Lillo

El emplazamiento de estas iglesias realza aún más su original atractivo, dando como resultado una perfecta simbiosis entre el paisaje natural y la arquitectura humana.

_DSC0873

Oviedo

Concluida esta primera etapa de la ruta por el prerrománico, que en total nos llevó poco más de una hora, nos dirigimos hacia la parada del autobús para volver a Oviedo. Estuvimos casi el mismo tiempo esperándolo que el que habíamos empleado en la visita; de haberlo sabido habríamos bajado andando y a buen seguro en menos rato. Pero en fin, otra vez en la ciudad hicimos un inciso para visitar la Catedral que nos había quedado pendiente del día anterior y dar otra vuelta haciendo tiempo hasta que abrieran San Julián de los Prados, nuestra última visita importante del viaje.

Aunque se encuentra en el centro de la ciudad y hasta una autovía le pasa al lado, la iglesia está lo suficientemente aislada como para divisar desde lejos su estructura casi piramidal. La sencillez de su exterior no permite adivinar el gran tesoro que se encuentra en sus paredes: unos frescos extraordinarios, en muy buen estado de conservación teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde su realización, que le dan mucha vida al templo y que además poseen un valor histórico excepcional ya que es el único ejemplo de decoración pictórica religiosa de la Alta Edad Media que ha llegado hasta nuestros días. Como es natural, su fragilidad justifica que esté prohibido hacer fotos, una verdadera lástima pero perfectamente comprensible.

_DSC0915

San Julián de los Prados

Al final (o principio) de la calle Gascona, famosa por ser parada obligada para comer o tomas unas sidras ya que los bares están adosados unos a otros, está la Fuente de la Foncalada, templete civil de finales del siglo IX que alojaba una fuente por la que discurría el manantial.

_DSC0918

Fuente de la Foncalada

Con estas visitas al imprescindible prerrománico dimos por concluida la escapada asturiana. Era ya hora de ir hacia el aeropuerto para volver a casa tras cinco intensos días recorriendo los lugares más representativos del Principado.

Enlaces:

Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo
San Julián de los Prados
Mapa del prerrománico en Oviedo

Datos prácticos:

Llegada. Nada más fácil que llegar a Asturias desde cualquier punto, ya sea en avión o coche. En nuestro caso, desde Barcelona, optamos por el primero ya que habernos desplazado en automóvil habría significado perder demasiado tiempo para una estancia tan corta. Con todo, remarcar que los precios no son precisamente baratos, al menos comparados con otros destinos europeos que, aunque parezca mentira, están más al alcance de cualquier bolsillo.

Desplazamientos. Totalmente recomendable alquilar un coche para no estar siempre pendiente del, creo, escaso transporte público que enlaza los diferentes puntos de interés. La libertad para llegar a todos los sitios cuando a uno más le convenga y demorarse todo lo que apetezca justifica este gasto.

Alojamiento. Como siempre, los hoteles los reservé a través del portal booking, con el que no he tenido nunca ni el más mínimo problema en todos los años que llevo usándolo y espero seguir así. Hay que entender que es sólo un intermediario y las quejas que he tenido ocasión de leer en algunos foros no están en absoluto justificadas pues deben achacarse a los hoteles y no al portal. Aquí lo dejo.
Hoteles bastante baratos para lo que estamos acostumbrados a ver en el resto del mundo, la lástima es que ninguno de los que consulté ofrecía el imprescindible desayuno para afrontar una dura jornada turística, por lo que me pareció que era una práctica bastante extendida por la zona.
Sin grandes lujos, que tampoco buscamos, pero con una buena relación calidad-precio y totalmente recomendables:

Cangas de Onís: Hotel Santa Cruz
Llanes: Hotel Los Molinos
Gijón: Hotel Central
Oviedo: Hotel Santa Clara

Comida. Cualquier lugar es bueno para comer en Asturias. En todos los restaurantes que probamos la combinación entre el buen precio y la abundancia de los platos estuvo siempre asegurada, por lo que encontrar un sitio no ha de representar ningún problema.

ImpresionesViajeras
El buen tiempo que nos acompañó durante los casi cinco días que pasamos en Asturias nos permitió seguir el plan establecido sin variar ni una coma. Teniendo en cuenta todas las visitas al aire libre que habíamos previsto no sé si considerarlo un milagro, pues esto no sólo representó hacerlas sin ningún problema y sin variar el itinerario, cosa muy importante dado lo apretado del mismo y el poco tiempo disponible para alterar el plan sin tener que sacrificar algo, sino que le añadió aún más encanto a esta escapada de finales de verano.
Siempre me habían hablado muy bien de Asturias y no puedo sino dar la razón a los que lo consideran un paraíso aunque es obvio que nos faltó muchísimo por ver y explorar, el tiempo es el que es y dentro de ese margen tuvimos que ajustarnos para ir al mayor número de sitios posible. En algunos sólo pasamos un rato y en otros nos entretuvimos más en función de nuestras preferencias pero, sobre todo, teniendo en cuenta su popularidad y lo que podían ofrecernos.
Reconozco que las ciudades estuvieron por debajo de lo esperado, ni Gijón ni Oviedo me gustaron especialmente (salvo su prerrománico) y no supe verles tampoco el encanto de la ciudad de provincias que todavía conservan algunas como Segovia, pero puede decirse que esto no significó ningún trauma porque no era lo que andaba buscando, así que en este sentido no me sentí defraudada.
Ahora bien, mención aparte merece el escenario natural que ofrece Asturias. Del mar a la montaña, tan cercano el uno de la otra, el espectáculo visual está garantizado. Ya sea la abrupta costa, con sus vertiginosos acantilados y sus deliciosas playas, ya sea el interior, con sus lagos glaciares rodeados de picos y verdes prados, no ha habido ni un rincón que no me haya entusiasmado, y especialmente Covadonga, Somiedo y el Cabo Peñas, aunque todos por un igual merecen ni que sea una breve visita.
Desde la vertiente cultural, remontarnos hasta nuestros más remotos antepasados en la cueva de Tito Bustillo resultó una experiencia única. Y también lejanos pero no tanto, los monumentos prerrománicos me parecieron fascinantes.
Un sitio para volver sin dudarlo ni un instante, pues tiene mucho más que ofrecer aparte de lo ya visto. En Asturias apetece perderse por todos sus rincones, desde los más frecuentados a los más recónditos, y disfrutar de un entorno excepcional que, si el tiempo es favorable, se convierte en inolvidable.

 

Anuncios

Un comentario en “Asturias – Prerrománico

  1. Pingback: Asturias – Oviedo | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s