Marruecos – Valle del Draa

El último día de la ruta por el interior de Marruecos transcurrió en la carretera para volver a Marrakech, atravesando el Anti Atlas y el Valle del Draa.

DSC_0714

Tras la puesta de sol y la magnífica noche estrellada en las dunas de Erg Chebbi del día anterior, amanecimos con ganas de disfrutar un rato más del desierto y dimos otro paseo para contemplar la salida del sol. Poco a poco se fue haciendo la luz y con ella la arena iba cambiando de tonalidad a cada minuto.

DSC_0682

Empieza a hacerse la luz

DSC_0687

Amanecer en el desierto

Algunos visitantes nocturnos dejaron su impronta en la arena, y allí estaba por la mañana gracias a que el viento había dejado de soplar.

DSC_0692

Huellas

DSC_0693

Huellas

DSC_0695

Huellas

Después del desayuno el sol ya daba de lleno en las ondulaciones dándole ese color tan característico y bonito.

DSC_0700

Rojo desierto

DSC_0702

Más dorado

Lamentablemente, llegó el momento de despedirnos del desierto. Habíamos pasado ya una noche el año anterior en el de Wadi Rum (Jordania) y, aunque no guardan ningún parecido el uno con el otro, en ambos la experiencia fue sensacional pero, al mismo tiempo, demasiado corta. Me quedaron ganas de mucho más, de adentrarme hasta donde no llega la civilización y pasar varios días recorriendo este lugar tan mágico como inhóspito. En esta ocasión no pudo ser, así que le echamos un último vistazo y le dijimos adiós a tan espectacular rincón del mundo.

DSC_0699

Un último vistazo al desierto

DSC_0701

Adiós al campamento

Nos quedaban por delante muchas horas de carretera hasta llegar a Marrakech pero por un camino diferente al que habíamos cogido para ir, por lo que el paisaje aunque similar era al mismo tiempo totalmente nuevo. Por motivos obvios las paradas fueron escasas; la primera, bastantes kilómetros después de abandonar el desierto, en la población de Nekob, en un hotel desde el que pudimos contemplar unas magníficas vistas del bonito palmeral.

DSC_0721

Nekob

Aparte de la bonita reproducción de una kasba, en el hotel tenían un cartel muy curioso del que había oído hablar y cuyo original está en  la ciudad de Zagora. Como por esta localidad no íbamos a pasar porque quedaba totalmente fuera de ruta, quise inmortalizar la famosa indicación “Tombuctú, 52 días a camello”. Al menos tengo la réplica.

DSC_0735

Maqueta de kasba

DSC_0719

52 días en camello

Nos metimos de lleno en el Valle del Draa y atravesamos un río que, en comparación con los riachuelos que habíamos visto hasta el momento, casi me pareció el Nilo.

DSC_0747

Valle del Draa

Seguimos por el Anti Atlas y el paisaje me pareció espectacular una vez más. Los cañones que teníamos al lado de la carretera me recordaron un poco a los Goosenecks (USA), si bien aquí el color marrón es mucho más intenso.

DSC_0772

Anti Atlas

DSC_0778

Impresionante cañón

DSC_0780

Anti Atlas

A lo lejos, una población rodeada por el árido desierto a la que no le faltaba ni su palmeral ni el imprescindible río, en un esquema demográfico y urbano que no por repetitivo es menos exótico.

DSC_0790

Pueblo con su palmeral

Poco más pudimos hacer aparte de pararnos a comer y más tarde a tomar un refresco. Los casi seiscientos kilómetros de carretera de montaña, que se tardan en recorrer aproximadamente unas nueve horas, no nos permitían entretenernos si queríamos llegar a Marrakech a una hora razonable. El tráfico y unos cuantos tramos en obras contribuyeron a ralentizar aún más un ritmo ya de por sí lento.

DSC_0798

Desde la carretera

En Marrakech, donde había empezado tres días antes, acabó, muy a nuestro pesar, la incursión por el interior de Marruecos. Intensa, por la multitud de cosas bonitas que pudimos ver pero, al mismo tiempo, demasiado breve. Unos días más no nos habrían sobrado, pero como no pudo ser volvimos al punto inicial muy contentos por haber hecho la excursión y encantados con nuestro guía Zaid, un profesional atento y amable que se esmeró en todo momento para que nuestra estancia fuera lo más agradable posible.

Enlaces:

Viajes Marruecos 4×4

Mapa de Marruecos (III)

Anuncios

2 comentarios en “Marruecos – Valle del Draa

  1. Hola! Me ha encantado leer tu experiencia, no me canso de ver fotos de esta zona del país… Las de las huellas me han encantado!! Tuvisteis la ocasión de compartir un té o un tajin con algún lugareño?

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias por la visita alterego!! La verdad es que la experiencia fue extraordinaria, con ganas de volver en cuanto podamos. Por desgracia, íbamos con el tiempo tan justo que no pudimos improvisar nada. Seguro que la próxima vez compartiremos un té con alguien!!
      Un saludo

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s