Polonia – Varsovia: el Castillo y el barrio judío

El edificio más imponente de la Ciudad Vieja es el Castillo Real,  que fue totalmente reconstruido a finales del siglo XX. Tampoco del antiguo barrio judío quedó nada tras el paso de los nazis, época de terror que se rememora en diferentes puntos de la zona.

dsc_0492

El Castillo Real fue la primera parada en el itinerario turístico de una gris y fresquita mañana de agosto. Pese a que coincidió en sábado, no hicieron falta ni cinco minutos de cola para conseguir las entradas. El recinto comprende varias dependencias pero limitamos la visita a los salones reales y también echamos un vistazo a las arcadas del sótano, por lo que la visita  nos llevó unas dos horas.

La primera piedra del Castillo se puso en el siglo XIII con la construcción de una torre. Siglos más tarde, allá por el XVI, el gobierno se trasladó de Cracovia a Varsovia, pasando a ser esta ciudad la nueva capital del país y eligiendo este lugar como residencia de los reyes, por lo que  se sucedieron las ampliaciones y renovaciones. Luego vino un período de crisis hasta que a principios del siglo XX volvieron las obras de arte a decorar sus paredes. Por desgracia, poco le duró el esplendor pues los nazis lo incendiaron a los pocos días de haber empezado la invasión de Polonia. No contentos con esto, en 1944 lo dinamitaron y redujeron a escombros. Algunos elementos se salvaron gracias a la agilidad de los empleados que los pusieron a buen recaudo. Finalmente, en 1971 se decidió llevar a cabo su reconstrucción y con los donativos de muchos varsovianos volvió a tener el aspecto anterior.

Tras esta pequeña introducción sobre la azarosa vida del castillo nos adentramos en sus suntuosas salas, a cual más lujosa y bonita. Aunque más pequeño, tiene un cierto aire versallesco en su decoración, pues  al final todos estos palacios son hijos del mismo afán de ostentación de sus propietarios. Con sus apliques dorados, lámparas, mármoles, espejos…  no le falta ni un detalle para ser considerado una bonita visita, o al menos a mí me gustó mucho.

dsc_0478

Salón de Baile

dsc_0479

Sala de los Caballeros

dsc_0481

Pequeña Sala del Trono

De camino hacia la Plaza de la Ciudad Vieja (Stare Miasto) por la calle Swietojanska nos paramos un momento para entrar en la Catedral. La iglesia más antigua de Varsovia también tuvo que ser reconstruida tras la Segunda Guerra Mundial y a mi modo de ver no estuvieron muy acertados sus arquitectos pues la fachada sin ir más lejos se parece a cualquier cosa menos a una Catedral. De hecho en un primer momento pasamos de largo pues ni cuenta nos habíamos dado de su presencia.

dsc_0501

Catedral de San Juan

El interior tampoco es para quedarse boquiabierto, tres naves con bonitas nervaduras en la bóveda pero por el resto pasa bastante desapercibida.

dsc_0500

Nave central

Por fin llegamos al corazón de Varsovia, la Plaza de la Ciudad Vieja, que albergó en su tiempo un mercado y hoy es el lugar más emblemático de la ciudad. Animada a todas horas, sus fachadas de colores le dan vida incluso en un día tan gris como ese sábado de agosto.

dsc_0505

Plaza de la Ciudad Vieja

Situada en el medio de la plaza está la estatua de la Sirena, el símbolo de Varsovia. No deja de ser curioso que hayan elegido a un ser marino para emblema de una ciudad que dista un montón de kilómetros del mar. Sea como fuere, me resultó imposible hacerle una foto en condiciones para ilustrar mi blog pues en ese momento estaban montando el escenario de un concierto de jazz que se iba a celebrar esa misma tarde y la pobre sirena estaba rodeada de camiones, cables y empleados del montaje.

dsc_0512

Plaza de la Ciudad Vieja

Al parecer, todas las casas están comunicadas entre sí, y algunas levantaron una buhardilla en su azotea cuando las reconstruyeron en el siglo XVII, que la verdad es que crean un efecto un poco extraño porque no parecen estar en consonancia con el resto del edificio.

dsc_0511

Plaza de la Ciudad Vieja

dsc_0515

Plaza de la Ciudad Vieja

Cerrando la Ciudad Vieja, a pocos metros de la plaza y justo al otro extremo del Palacio, está la barbacana, que formaba parte de la muralla medieval y que todavía se conserva en muchos tramos de su antiguo emplazamiento. Casi parece un castillo.

dsc_0517

Barbacana

Nos desviamos de la trayectoria hacia la Ciudad Nueva (Nowe Miasto) para acercarnos un momento al Monumento a la Insurrección de 1944, hecho histórico que con este nombre de pocas explicaciones precisa: durante 63 días los varsovianos lucharon con todas sus fuerzas para echar a los alemanes pero su esfuerzo fue en vano y las represalias condujeron a una nueva destrucción de una ciudad que ya estaba medio en ruinas. El monumento se compone de dos grupos escultóricos separados y de gran dinamismo: por un lado están los insurrectos bajando por las cloacas y por el otro defendiendo una barricada. No faltan las ofrendas de flores a sus pies.

dsc_0521

Bajando por las cloacas

dsc_0526

Defendiendo las barricadas

Retomamos la ruta hacia la Ciudad Nueva por Ulica Freta, la calle principal de esta zona, y llegamos hasta la Iglesia de la Visitación de la Virgen María, no para visitarla por dentro sino para contemplar las vistas del río, aunque en realidad poco se veía de él. Justo al lado una estatua de Madame Curie, la primera mujer que ganó el Premio Nobel, contempla el panorama.

dsc_0533

Madame Curie

dsc_0535

Park Fontan

Casi a la misma altura de la ciudad pero en el otro extremo del río está la zona que antes de la Segunda Guerra Mundial era uno de los barrios judíos más poblados del mundo y que gracias a los nazis se convirtió en un gueto en 1940. Paseando hacia allí nos topamos con el Monumento a los Caídos y Asesinados del Este, una vagoneta llena de cruces en memoria de los polacos que fueron conducidos a los campos de concentración soviéticos y de los que nunca más se supo, un recordatorio de que no sólo los alemanes se cebaron con este país.

dsc_0538

Monumento a los Caídos y Asesinados del Este

dsc_0541

Monumento a los Caídos y Asesinados de Este

Nuestro objetivo era el Monumento Umschlagplatz, levantado en el lugar donde había un apeadero de tren desde donde los judíos eran conducidos en vagones de ganado hasta los campos de exterminio. El mismo monumento quiere representar un vagón y en él hay inscritos los nombres de algunas de las 300.000 personas que fueron llevadas a la muerte desde este punto exacto.

dsc_0544

Umschlagplatz

Desde aquí hasta el Monumento a los Héroes del Gueto se puede recorrer el Sendero del Martirio: dieciséis bloques de granito para rendir homenaje a los en total 450.000 judíos de Varsovia masacrados por los nazis.

dsc_0548

Sendero del Martirio

En una gran plaza, junto al Museo de la Historia de los Judíos Polacos, se alza el Monumento a los Héroes del Gueto, inaugurado en 1948 cuando la ciudad todavía no se había recuperado de la guerra. Un homenaje a la tímida insurrección que se produjo en el gueto en 1943, una forma desesperada de morir más bien pues como es de suponer lo único que se consiguió fue que los nazis lo arrasaran totalmente y deportaran a los habitantes que aún quedaban dentro.

dsc_0550

Monumento a los Héroes del Gueto

Fue un paseo realmente triste. Si al ya de por sí emotivo recorrido le sumamos un entorno en absoluto agradable junto a una fastidiosa lluvia que nos estaba acompañando desde hacía rato, podemos imaginar que de divertido tuvo poco. El aspecto del barrio no invitaba a recrearse demasiado: un conjunto de bloques de época sin duda soviética, todos igual de feos y muchos en proceso de degradación. Pero lo peor era el ambiente, sin gente apenas por la calle, ningún turista por supuesto, y con serias dificultades para encontrar un bar o cafetería donde reposar los pies y secar el paraguas. Para ser un sábado por la tarde me pareció muy muerto y un gran contraste con la zona de la Ciudad Vieja que está a apenas quince minutos andando, aunque bien mirado tuvo el encanto de ver la Varsovia más real.

dsc_0559

Barrio judío

Tras descansar un ratito en el hotel, para quitarnos un poco el mal cuerpo que nos había dejado la visita al barrio judío fuimos hasta la Plaza de la Ciudad Vieja, donde los sábados de verano a las 19:00 horas ofrecen conciertos de jazz gratuitos. Repleta y abarrotada, disfrutamos durante una hora de buena música al aire libre.

dsc_0574

Concierto de jazz

La siguiente cita de las actividades veraniegas de la ciudad estaba en Park Fontan, un parque con una  fuente, como su propio nombre indica, al lado del Vístula para ver un espectáculo multimedia que no sabíamos muy bien en qué consistía. La espera hasta las 21:30 horas en que comenzaba estuvo amenizada por el entretenido juego de luces y agua de la fuente.

dsc_0620

Park Fontan

El espectáculo propiamente dicho duró una media hora y consistió lógicamente en más juegos de luces y agua acompañados por música y una proyección audiovisual en una pantalla hecha de agua, cosa que yo personalmente no había visto nunca antes.

dsc_0654

Espectáculo multimedia

Estuvo chulo, la verdad, pese a que acabamos empapados por no seguir las sabias recomendaciones de la megafonía que insistía en que la gente se alejara hasta la colina. Por suerte, hacía rato que había dejado de llover y la temperatura volvía a ser muy agradable.

dsc_0634

Park Fontan

Con este espectáculo y una cena totalmente olvidable en la Plaza de la Ciudad Vieja concluyó un día lleno de contrastes, pasando de la magnificencia del Castillo al ambiente de la Ciudad Vieja y acabando por lugares de muy triste pero necesario recuerdo que son  testimonio de la barbarie humana.

Enlaces:

Castillo Real de Varsovia

Mapa de Varsovia: el Castillo y el barrio judío

 

Anuncios

2 comentarios en “Polonia – Varsovia: el Castillo y el barrio judío

  1. Pingback: Polonia – Cracovia: el Castillo y el barrio judío | postalesdelmundo

  2. Pingback: Polonia – Datos prácticos e impresiones viajeras | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s