Polonia – Cracovia: la iglesia de Santa María

La ciudad más famosa de Polonia es, sin lugar a dudas, Cracovia, que cada año atrae a miles de visitantes para admirar un conjunto arquitectónico que apenas fue dañado durante la guerra.

dsc_0884

El viaje en tren desde Varsovia discurrió sin nada destacable excepto que mi poca previsión nos obligó a comprar unos billetes notablemente más caros de lo esperado pues ya no quedaban para el que quería coger y el de alta velocidad sale barato si se adquieren previamente online. Culpa mía porque sabiéndolo me arriesgué, pero al menos había aire acondicionado y fuimos muy cómodos contemplando el bonito paisaje polaco desde la ventanilla.

dsc_0880

Algún punto entre Varsovia y Cracovia

Dos días en Cracovia pueden ser  suficientes para conocer lo más representativo de la ciudad. Yo quise alargar la estancia para ir hasta el Parque Nacional de Tatra e incorporar algo de naturaleza a tanto turismo urbano, pero un día antes tuvimos que abortar la excursión a causa del mal tiempo.

Llegamos a mediodía a la que fue durante cinco siglos la capital del país y derechos fuimos hacia su famosísima Plaza Mayor del Mercado, una de las más grandes de Europa y que alberga dos edificios no menos famosos: la Lonja de Paños y la Iglesia de Santa María.

dsc_0998

Cubierta de la Lonja y torres de Santa María

La Iglesia de Santa María destaca por mérito propio en el conjunto de la plaza. Para empezar, por sus dos torres de altura desigual, hecho para el que no se ha encontrado otra explicación que la que cuenta la leyenda: típica y tópica envidia entre hermanos que desembocó en el fratricidio del que erigió la más baja. A ésta hay que añadirle otra algo más original: todas las horas en punto suena un toque inacabado de corneta en memoria del trompetista que cayó abatido por los tártaros mientras tocaba su instrumento en señal de alarma y no tuvo tiempo de terminar la pieza. Se conoce que a los cracovianos se les da mal finalizar las cosas.

Como hechos históricos y auténticos se puede decir que en su origen fue una iglesia románica que se reformó en el siglo XIV en estilo gótico. Su interior es espectacular y deja boquiabierto durante un buen rato. Lo más valioso es el retablo gótico realizado en el siglo XV, por lo visto el más grande de Europa, que tiene unas figuras de madera colosales. Se abre todos los días a las 12:00 (salvo domingos), momento que atrae a buen número de curiosos, pero para cuando nosotros fuimos ya hacía horas que estaba abierto.

dsc_0891

Retablo

Retablo aparte, precioso sin duda, el conjunto general es impresionante: altísima y de un precioso color azul con aplicaciones doradas, esta iglesia es la más bonita que visité en Polonia y me gustó mucho más que la catedral.

dsc_0894

Nave central

dsc_0890

Bóveda

En un rincón detrás de Santa María una pequeña iglesia, la de Santa Bárbara, hecha con los restos de la primera (según la leyenda también) merece ni que sea una fugaz visita.

dsc_0905

Iglesia de Santa Bárbara

dsc_0903

Interior de Santa Bárbara

Se acercaba la hora del cierre de los monumentos pero aún nos daba tiempo a subir a la Torre del Ayuntamiento para contemplar  las vistas de la Plaza. Literalmente, nos dieron con la puerta en las narices sin ningún tipo de explicación, sólo que estaba cerrada. Volvimos a intentarlo diez minutos más tarde y finalmente salió otra persona para decirnos que no se podía subir porque había demasiada gente arriba. Creo que con poner un cartel explicativo solucionarían el problema de un empleado que no habla inglés y además tiene malos modos.

dsc_0907

Torre del Ayuntamiento

En lo que quedaba del día dimos un gran paseo aprovechando el buen tiempo que hacía y por el Planty, el cinturón verde que rodea el centro histórico de Cracovia donde antes habían estado las murallas, llegamos hasta el otro lado del Vístula para contemplar el Castillo Real iluminado por el sol de la tarde. Una vista preciosa de la ciudadela fue el regalo del final de esta primera jornada en la ciudad.

dsc_0916

La Ciudadela

dsc_0931

La Ciudadela

Seguimos el curso del río hasta el otro puente por un espacio verde ideal para tomar el sol, pasear, ir en bicicleta…

dsc_0911

Bulevar Poleski

Volvimos al centro para pasar por la calle Kanonicza, que cuenta con varios edificios remarcables y como la jornada turística ya no daba más de sí nos paramos a descansar en una terraza esperando que fuera la hora de cenar. Para esta primera noche elegí el Starka, un restaurante totalmente recomendable en la calle Jozefa, en el barrio judío muy cerca de donde estaba el hotel. Nos cogieron de milagro porque no llevábamos reserva y, de hecho, a partir de ese momento todos los que entraron después se fueron sin poder quedarse por este motivo. Un lugar que tiene una excelente relación calidad-precio y un ambiente muy acogedor.

Enlaces:

Restaurante Starka

Mapa de Cracovia: la iglesia de Santa María

 

 

Anuncios

Un comentario en “Polonia – Cracovia: la iglesia de Santa María

  1. Pingback: Polonia – Cracovia: el Castillo y el barrio judío | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s