Argentina – Península Valdés: ballenas

Península Valdés es una extensión de tierra que se adentra en el Océano Atlántico a través del Istmo Carlos Ameghino. Mundialmente conocida por la diversidad de la fauna que aquí habita, es Patrimonio de la Humanidad desde 1999.

mapapv-i

Puerto Madryn (globo rojo)

Punta y Puerto Pirámides (globo naranja)

Punta Cantor (globo amarillo)

Punta Delgada (globo verde)

La reina indiscutible del lugar es la ballena franca austral, que recibe miles de visitantes todos los años y motivo también de nuestro paso por Península Valdés. Desde junio hasta diciembre, aproximadamente, la ballena recala en este paraje para tener a sus crías y, una vez cumplido el ciclo, se dirige hacia la Antártida buscando el fresquito.

Pero en dos días de estancia no íbamos a ver únicamente ballenas, por lo que elegí para hospedarnos un punto intermedio, Puerto Madryn, y porque también es bastante más barato que Puerto Pirámides, el lugar desde el que se realiza el avistamiento de ballenas. Esta vez me decanté por un hostel vistos los precios de los hoteles y teniendo en cuenta también la cantidad de noches que íbamos a pasar en Argentina, por lo que había que economizar por algún lado. Por recomendaciones nos hospedamos en El Gualicho Hostel, bastante bien de precio en comparación y correcto aunque un tanto básico, sobre todo el desayuno.

Estuve durante varios días dudando entre alquilar un coche para recorrer la zona por nuestra cuenta o bien contratar las excursiones con una agencia, y finalmente me decanté por la segunda opción por dos motivos: en primer lugar porque la diferencia de precios era irrisoria y el ahorro no justificaba coger un coche; en segundo lugar, siempre existe el temor de no saber encontrar los sitios idóneos y perderse rincones interesantes cuando no se conoce la zona y se tiene el tiempo justo. Así, tras mucho buscar di con Sentir Patagonia una agencia que nos hacía un importante descuento si pagábamos en efectivo y además nos ofrecía el transfer gratuito desde el aeropuerto. Estos fueron los motivos para elegirla, ya que básicamente todas las agencias realizan las mismas excursiones a precios idénticos puesto que en la realidad se trata únicamente de intermediarias que a su vez subcontratan los servicios con las empresas turísticas que hacen las excursiones. Hasta aquí todo normal pero si surge algún problema, como a punto estuvo de pasarnos con el avistamiento de ballenas, la responsabilidad se diluye y nadie se hace cargo de nada. Al final por suerte todo salió bien y no tuvimos queja.

Así pues, aterrizamos puntualmente en Trelew que está distante una hora de Puerto Madryn. El plan del día siguiente incluía, además del avistamiento de ballenas, lobos marinos, elefantes marinos y pingüinos, en un recorrido por buena parte de la península, por lo que a primera hora de la mañana ya estábamos iniciando la excursión. Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando llegamos a Puerto Pirámides para embarcarnos y nos comunicaron que no se podía salir a causa del mal tiempo. Al contactar con la agencia había dejado muy claro que en ese caso podíamos invertir el orden de las excursiones y visitar primero la pingüinera de Punta Tombo dejando para el día siguiente las ballenas. Pedí explicaciones a la guía pero como trabajaba para otra empresa no me dio ningún tipo de solución, y además ya no tenía arreglo pues esto era algo que tendría que haberse decidido previamente, sin que en ese momento fuera posible modificar las visitas a causa de las distancias que separan ambos puntos, Puerto Pirámides de Punta Tombo. Yo estaba que se me llevaban los demonios pues si no podíamos hacer el avistamiento ese día habría que decidir si renunciar y visitar la pingüinera o dejar ésta y volver a intentarlo al día siguiente. Por suerte, a medida que transcurrieron las horas el tiempo se calmó y por la tarde el barco zarpó.

Hasta que llegó la hora de subirse a la embarcación hicimos el resto de visitas previstas. En primer lugar nos acercamos a la lobería de Punta Pirámides, donde una pequeña colonia de estos animales reside en un precioso acantilado de forma permanente. Son lobos marinos de un pelo, así llamados porque los machos poseen una corta melena (existen de dos pelos con melena más larga), aunque a la distancia a la que estaban era imposible distinguirla. Esta melena hace que también sean conocidos como leones marinos.

dsc_0260-copy

Colonia de lobos marinos

dsc_0261-copy

Acantilado de Punta Pirámides

Durante el día nos fuimos encontrando diferentes animales, como por ejemplo una familia de guanacos de camino a Punta Cantor.

dsc_0278-copy

Guanacos

En Punta Cantor había algunos elefantes marinos y unos cuantos pingüinos. Los primeros eran escasos y estaban bastante lejos, los segundos se hallaban en su mayoría muy ocupados incubando sus huevos así que en esta zona el avistamiento estuvo algo flojo.

dsc_0298-copy

Pingüino de Magallanes

dsc_0317-copy

Algunos elefantes marinos

La zona de Caleta Valdés (a la que pertenece Punta Cantor) es la única del mundo donde las orcas cazan a sus víctimas varándose cerca de la orilla del mar. Por este motivo son muchos los investigadores que aquí se aposentan durante el tiempo que haga falta con la esperanza de asistir a la escena, que por lo visto no es muy frecuente y que por suerte no tuvo lugar mientras estuve allí. Entiendo que es muy interesante desde un punto de vista científico pero igualmente me parece de lo más desagradable presenciar cómo una orca roba un bebé de elefante o de lobo. El paisaje costero, por cierto, era espectacular.

dsc_0304-copy

Punta Cantor

dsc_0335-copy

Punta Cantor

Otra vez en ruta con el objetivo puesto en Punta Delgada y ahora nos salió al paso una pareja de ñandúes, animal muy parecido al avestruz pero de menor tamaño.

dsc_0340-copy

Pareja de ñandúes

En Punta Delgada paramos a comer en Faro Punta Delgada, el único restaurante a muchos kilómetros a la redonda. Nos detuvimos allí porque se encuentra junto a una gran colonia de elefantes marinos a la que accedimos tras tomar un tentempié. Las pasarelas del mirador están muy bien situadas y permiten contemplar a la perfección la aparentemente apacible vida de estos gigantes que pueden llegar a pesar hasta cuatro toneladas.

dsc_0387-copy

Elefantes marinos

dsc_0389-copy

Elefante rebozándose en arena

Los elefantes marinos forman sus propios harenes y para ello los machos entablan feroces luchas, de la que pudimos presenciar algún amago que por suerte no pasó a mayores.

dsc_0450-copy

Amago de pelea

Mientras tanto, los bebés dormían tranquilamente a la orilla del mar.

dsc_0431-copy

La guardería

dsc_0445-copy

La guardería

El entorno elegido por estos animales para vivir es tan espectacular como toda la costa de la Península, así que el avistamiento fue doblemente atractivo, por la gran cantidad de elefantes y su cercanía y también por la belleza de su casa.

dsc_0455-copy

Punta Delgada

dsc_0460-copy

Punta Delgada

Durante toda la mañana la guía estuvo pendiente del móvil para ver si era posible embarcarnos por la tarde. En principio las perspectivas no eran nada buenas pero por fin llegó la gran noticia: el tiempo había mejorado y el barco ya tenía autorización para salir. Felices y entusiasmados nos dirigimos nuevamente hacia Puerto Pirámides, donde remataríamos el día cumpliendo el propósito que nos había llevado hasta Península Valdés: el avistamiento de ballenas.

La ballena franca austral vive en el hemisferio sur y su característica principal son unas callosidades que posee en su cabeza y las diferencian unas de otras, como si fueran sus huellas dactilares. Se forman desde antes de nacer y no cambian con el crecimiento.

dsc_0532-copy

Callosidades

dsc_0535-copy

Callosidades

Pese a la distancia y a que esa tarde las ballenas no se prodigaron demasiado, gracias al teleobjetivo conseguí algunas imágenes del momento.

dsc_0506-copy

Ballena

dsc_0514-copy

Ballena

dsc_0515-copy

Ballena

Desgraciadamente, en hora y media de navegación la más cercana estuvo a no menos de veinte metros. En este sentido, el avistamiento no resultó tal como había imaginado y no consiguió emocionarme, las ballenas estaban demasiado lejos para hacerme a la idea de lo que veía y disfrutar mínimamente del momento. Hasta el perro la vio mejor, y gratis.

dsc_0494-copy

Observando a la ballena

No tuvimos mucha suerte con el avistamiento pero al menos lo habíamos intentado que es lo que al final cuenta. Es lo que tiene la fauna en libertad, no varía su comportamiento por la presencia de unos cuantos humanos que invaden su casa, y así es como debe de ser. En este sentido me sorprendió gratamente el espíritu conservacionista que impera en toda la zona, los animales son los dueños del terreno en el que viven y no tienen que ser molestados bajo ningún concepto. Especialmente protegida precisamente está la ballena franca austral, que se encuentra en peligro de extinción y ha sido declarada monumento nacional por los argentinos, que ven como cada año se acerca a sus costas en el momento de reproducirse. Ojalá que se llegue a crear un santuario para conseguir su total recuperación después de haber sido víctima de la caza que casi acaba con ella. Es lo menos que se podría hacer para compensarla.

dsc_0519-copy

Ballena

Tras esta jornada tan repleta de una fauna nada común en nuestro entorno y, por ello, muy satisfechos con la excursión, volvimos a Puerto Madryn y nos dimos un homenaje en honor de las ballenas en uno de los restaurantes más famosos de la ciudad, Cantina El Náutico Como llegamos bastante pronto encontramos sitio pero es mejor reservar para asegurarse una mesa pues poco después empezó a llenarse y se formó una cola importante. El amable camarero nos orientó perfectamente y disfrutamos así de una sabrosa cena.

Al día siguiente nos esperaba otro de los platos fuertes de la fauna argentina: la pingüinera de Punta Tombo, fuera ya de Península Valdés pero dada la relativa proximidad la incluyo en la misma zona.

Anuncios

3 comentarios en “Argentina – Península Valdés: ballenas

  1. Pingback: Argentina – Por tierras de la Patagonia | postalesdelmundo

  2. Pingback: Argentina – Península Valdés: pingüinos | postalesdelmundo

  3. Pingback: Argentina – Datos prácticos | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s