Argentina – Bariloche: arrayanes

El Parque Nacional Los Arrayanes se encuentra en la península de Quetrihué, unida a Villa La Angostura por un sendero para peatones y bicicletas a la que también puede accederse en catamarán.

mapabrliii

Azul: Bariloche / granate: Península de Quetrihue / amarillo: bosque de arrayanes / rojo: Bahía Mansa / verde: Cerro Bayo / morado: Puerto Manzano

Tercer y último día en la zona de Bariloche para el que había dos alternativas: ir hasta el Cerro Tronador, a más de dos horas de coche, o seguir explorando los alrededores incluyendo el Parque Nacional Los Arrayanes. Teniendo en cuenta que la siguiente etapa del viaje era en El Chaltén, donde pasaríamos cuatro días haciendo trekking por la montaña, decidí ir a ver los arrayanes, árboles propios de la Patagonia, para darle un aire algo diferente al día.

Para disfrutarlo de verdad lo suyo habría sido coger el sendero de 12,5 kilómetros que atraviesa la península y lleva hasta el bosque de arrayanes, pero sólo entre ir y volver caminando habrían sido como mínimo seis horas, más el tiempo de visita del parque, es decir prácticamente todo el día. Como aún quedaba algún rincón por explorar, olvidé el paseo y fuimos en catamarán, que reduce a tres horas el tiempo de visita.

De esta forma, aún teníamos por delante toda una mañana para llenar hasta que saliera el barco a las 14:30 horas, por lo que siguiendo las recomendaciones de la Oficina de Turismo nos acercamos hasta Cerro Bayo para contemplar las vistas del lago Nahuel Huapi. Fue un sabio consejo porque el panorama desde los diferentes miradores era espectacular.

dsc_2006a

Lago Nahuel Huapi

img_20161110_110142273

Panorámica desde el mirador

Antes de llegar al final, un desvío conduce a la Cascada del Río Bonito.

dsc_2016a

Cascada del Río Bonito

dsc_2023a

Desvío a la cascada

Lástima que al llegar arriba el telesilla no estuviera en funcionamiento porque seguro que habría valido la pena el panorama. Volvimos pues a bajar por la misma carretera parándonos otra vez en todos los miradores.

dsc_2025aa

Lago Nahuel Huapi

dsc_2029a

Lago Nahuel Huapi

dsc_2037a

Lago Nahuel Huapi

Seguimos recorriendo la zona para llegar hasta Puerto Manzano, un barrio de Villa La Angostura tan bonito que hasta apetecía comprar un barco y quedarse a vivir allí.

dsc_2046a

Embarcadero de Puerto Manzano

dsc_2051a

Puerto Manzano

dsc_2052a

Embarcadero de Puerto Manzano

Volvimos al centro de Villa La Angostura, una localidad con un núcleo urbano muy disperso que obliga a ir en coche a todas partes, y bajamos hasta Bahía Mansa, el punto desde que el parten los catamaranes hacia el Parque Nacional Los Arrayanes. Hay dos compañías que hacen el trayecto, una a las 14:15 y  otra a las 14:30. En la que sale antes no tenían billetes para esa tarde, por lo que fuimos a la segunda, Catamarán Futaleufú, que vende los tiquets en el mismo embarcadero desde el que zarpa el barco. Precio y trayecto son idénticos en ambas, por lo que coger una u otra es indiferente.

dsc_2075a

Bahía Mansa

Se tarda una hora en llegar al parque yendo por la parte del lago que mira a Villa La Angostura. El paisaje era muy agradable y no se me hizo nada pesado como suele ocurrirme en este tipo de excursiones.

dsc_2091a

Surcando el lago Nahuel Huapi

dsc_2118a

Surcando el lago Nahuel Huapi

Llegando al embarcadero del bosque el entorno prometía mucho.

dsc_2130a

Llegando al embarcadero

dsc_2175a

El embarcadero

dsc_2200a

La playa

dsc_2202a

El embarcadero

El arrayán es un árbol propio del bosque andino patagónico y la peculiaridad de éste de la Península de Quetrihue es la gran cantidad que hay concentrada en un mismo lugar, lo que lo hace único en el mundo. Es un árbol fácilmente reconocible por su corteza color canela, producida por los taninos que contiene.

dsc_2137a

Arrayanes

El más veterano está al final del recorrido, frente a la Casita de Té, pues tiene una edad estimada de 650 años. Esto se calcula por el grosor del tronco, cuanto más fino más pequeño es.

dsc_2174a

El veterano

Algunos ejemplares crecen y crecen, pudiendo alcanzar los 15 metros de altura; otros en cambio se retuercen sobre sí mismos y quedan totalmente arrugados.

dsc_2145a

Bosque de arrayanes

dsc_2155a

Viejo arrayán

El recorrido por las pasarelas habilitadas dura una hora y el trayecto de vuelta a Villa La Angostura otra, es decir en total tres horas de excursión para visitar un lugar único, esto es indiscutible, pero que para mí no fue suficiente. No pongo en duda todo el valor biológico que posee, sin embargo está lejos de parecerme recomendable. Será porque en general los bosques no me entusiasman a menos que sean realmente espectaculares, y a mi modo de ver a éste le falta bastante para serlo. Si a eso le añadimos que el catamarán cuesta 500 pesos por persona y la entrada al parque 150 hace un total para dos de 1.300 pesos (al cambio, 76 euros) que me dolió mucho pagar para lo que obtuve a cambio. Quise ir a un lugar diferente para darle variedad a la estancia en Bariloche saliéndonos del circuito de los lagos y las montañas pero al final resultó no ser la mejor decisión.

Finalizada esta visita fuimos hasta Bariloche para pasar la última noche, ya que a la mañana siguiente salía desde aquí el avión hacia El Calafate. Tras recorrer la solitaria carretera patagónica volvimos a encontrar las casitas rojas que ya habíamos visto repetidamente en muchos sitios. Se trata de santuarios en memoria de Gauchito Gil, un personaje histórico envuelto en la leyenda que ha adquirido la calidad de santo popular. Dentro hay multitud de objetos a cual más dispar como botellas vacías de alcohol, cigarrillos, garrafas de agua, estampitas… su significado tendrán si los han puesto ahí.

dsc_2235a

En memoria de Gauchito Gil

dsc_2236a

Santuarios del Gauchito

En Bariloche sólo pasamos unas horas pero lo poco que vi de la ciudad no me gustó demasiado, fue más acertado quedarnos los dos días anteriores en Villa La Angostura, una localidad cien por cien turística pero con mucho más encanto, aunque en realidad lo que realmente vale la pena son los alrededores y las excursiones que se hacen desde cualquiera de los dos puntos. Al final la estancia de casi tres días se me hizo demasiado corta, creo que es una zona de Argentina a la que hay que dedicarle más tiempo para disfrutarla de verdad.

dsc_2225a

El lago a pie de carretera

 

Anuncios

2 comentarios en “Argentina – Bariloche: arrayanes

  1. Pingback: Argentina – Bariloche: ruta de los siete lagos | postalesdelmundo

  2. Pingback: Argentina – Datos prácticos | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s