Argentina – El Chaltén: Lago del Desierto

Entre las múltiples posibilidades de senderismo que se pueden hacer desde El Chaltén está la que llega hasta el Glaciar Huemul desde el Lago del Desierto.

mapach-ii

Globo granate: El Chaltén / amarillo: Lago del Desierto / verde: Glaciar Huemul

En el segundo día de trekking en El Chaltén las previsiones metereológicas no invitaban a acometer (o intentarlo al menos) la subida hasta la base del Fitz Roy, por lo que la tarde anterior reservamos con Las Lengas el traslado hasta el Lago del Desierto, distante unos treinta kilómetros del Chaltén y ya fuera del Parque Nacional Los Glaciares. Una minivan nos pasó a buscar por el hotel y en dos horas por un camino de ripio que corre paralelo al río de las Vueltas llegamos hasta la orilla sur del lago. El tiempo era tan malo que apenas pudimos vislumbrar nada del bonito paisaje que íbamos atravesando y seguía igual cuando iniciamos la caminata.

El Glaciar Huemul está a unos dos kilómetros de la estancia en donde, por sorprendente que parezca, hay que pagar 200 pesos por persona para pasar pues el camino es de propiedad privada. Tras abonar el impuesto y charlar brevemente con el guarda fuimos para allá bajo una intensa lluvia que sólo pararía una vez finalizada la excursión.

El bosque de lengas que se atraviesa para llegar hasta el glaciar era espectacular, sólo por eso ya valía la pena el paseo aunque fuera en remojo.

dsc_2435a

Bosque de lengas

dsc_2468a

Camino del glaciar

A mí se me hizo algo dura la subida a causa del barro que se iba acumulando por la lluvia pero salvo algún tramo que me pareció un poco complicado creo que se puede considerar bastante asequible para todos los públicos. El premio, contemplar un precioso lago color turquesa con su correspondiente glaciar. Lástima que la luz ese día no era la mejor del mundo y las fotos no salieron muy bien, aparte de que tampoco apetecía quedarse mucho rato bajo el temporal.

dsc_2447a

Laguna y Glaciar Huemul

Volvimos, lógicamente, por el mismo camino. Llovía menos y además íbamos bien de tiempo para llegar a la hora de la salida del minivan, así que pude entretenerme un rato en este bosque encantado  en el que no nos cruzamos ni un alma.

dsc_2453a

Bosque

dsc_2458a

Bosque

dsc_2467a

El rio

Salimos del sendero bajo un túnel de lengas, o nothofagus, árbol típico del bosque patagónico que nos iríamos encontrando a menudo en las diferentes excursiones.

dsc_2471a

Túnel de lengas

Ya en la minivan cayeron las últimas gotas y durante el viaje de vuelta al Chaltén lució un espléndido sol que nos permitió por fin disfrutar del paisaje. Llegó algo tarde pero menos es nada.

dsc_2485a

Pequeña cascada

dsc_2529a

De vuelta al Chaltén

dsc_2496a

El río de las Vueltas

De haber sabido que el tiempo iba a mejorar habríamos empezado la excursión en el segundo turno de la minivan, que coincidía con el momento en que ya volvíamos, pero es que el clima en esta parte del mundo es lo más cambiante que hay y se hace difícil tener un pronóstico fiable.

Poco quedaba por hacer esa tarde en una ciudad como El Chaltén donde todo está enfocado al turismo de montaña, por lo que tras un merecido descanso en el hotel salimos a cenar y elegimos El Muro un restaurante muy bien situado pues está  cerca del inicio de la ruta para subir al Fitz Roy. La comida me gustó mucho y más aún el vino que nos sirvieron, mejor complemento no pudo haber tras una excursión demasiado pasada por agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s