Argentina – El Chaltén: dos miradores y una cascada

Tres de las excursiones más asequibles que pueden hacerse desde El Chaltén son las que van hasta dos miradores, de las Águilas y de los Cóndores, y a una pequeña cascada, el Chorrillo del Salto.

mapach-iii

Globo granate: El Chaltén / amarillo: centro de visitantes / verde: mirador de las Águilas / azul: mirador de los Cóndores / marrón: Chorrillo del Salto

En nuestro tercer día de estancia en El Chaltén el tiempo todavía no era favorable para hacer la ruta más dura, la que sube hasta la base del Fitz Roy. Aunque abajo estaba muy soleado, las montañas seguían envueltas entre nubes y como tampoco era cuestión de darse la paliza inútilmente volvimos a aplazarla hasta el día siguiente. Esa jornada nos la tomamos con tranquilidad y la dedicamos a visitar los alrededores haciendo las tres excursiones más fáciles, empezando por los dos miradores, el de las Águilas y el de los Cóndores, que arrancan desde el mismo lugar, el Centro de Visitantes Ceferino Fonzo, al sur del Chaltén.

dsc_2570a

Inicio de ruta

Subimos primero al de las Águilas, el más alejado aunque está a tan sólo dos kilómetros. Es un sencillo camino en pendiente que se completa en menos de una hora y acaba en un fantástico mirador con espectaculares vistas a la Bahía Túnel y al inicio del Lago Viedma.

dsc_2587a

Subida al mirador

dsc_2599aa

En el Mirador de las Águilas

dsc_2602a

Bahía Túnel y Lago Viedma

Las montañas y el Río de las Vueltas que se ven desde el mirador también son dignos de ser contemplados con calma.

dsc_2606a

Desde el mirador

dsc_2608a

Desde el mirador

Retomamos el mismo camino hasta la bifurcación de los miradores, que está perfectamente señalizado.

dsc_2618a

El camino

dsc_2620a

Bifurcación

Desde el Mirador de los Cóndores las vistas se dirigen hacia El Chaltén y las montañas colindantes.

dsc_2628a

Mirador de los Cóndores

dsc_2629a

El Chaltén

Pese a que estuvimos un buen rato esperando, lo que no aparecieron fueron ni las águilas ni los cóndores, pero sí aprendimos muchas cosas sobre estas aves gracias a los paneles informativos dispuestos en el camino.

dsc_2575a

El barrendero

dsc_2577a

La familia

Por supuesto que los escurridizos huemules tampoco hicieron acto de presencia ya que encontrarse uno es algo parecido a un milagro.

dsc_2639a

Los huemules existen

Finalizadas estas fáciles excursiones quedaba la más asequible aún pues no tiene ni un metro de desnivel: el Chorrillo del Salto. La cascada está a cuatro kilómetros del pueblo y se puede llegar también en vehículo ya que sigue la carretera 41 hasta los últimos quinientos metros. Pero como estamos en la capital argentina del trekking lo suyo es ir caminando a todos sitios y disfrutar tanto del destino como del paseo.

dsc_2651a

Trekking hasta el Chorrillo

dsc_2655a

Fin del trayecto motorizado

Nos dio la bienvenida un pájaro carpintero ocupado en sus tareas de bricolaje al que no se le hizo nada extraño tener decenas de cámaras inmortalizando su labor.

dsc_2663a

Pájaro carpintero

El camino, como todos los de la zona, es una delicia para el senderista.

dsc_2665a

Bonito paseo

dsc_2686a

Por el campo

dsc_2699a

Entre árboles

El Chorrillo del Salto es una pequeña cascada con un nombre parlante que no puede ser más apropiado.

dsc_2671a

Chorrillo del Salto

dsc_2681a

Chorrillo del Salto

En el camino de vuelta una pareja de zorros se nos cruzó en la carretera, primero uno que hacía las labores de vigilancia y luego el otro, desapareciendo ambos en el bosque.

dsc_2701a

Primer zorro

dsc_2703a

Segundo zorro

El Río de las Vueltas, que en buena parte discurre paralelo a la carretera 41, tiene otro de esos nombres tan evidentes que ahorran muchas explicaciones.

dsc_2650a

Río de las Vueltas

Un día muy relajado y de poco cansancio que nos dejó muchas horas libres sin ninguna actividad con la que llenarlas en un pueblo como El Chaltén, pero a estas alturas del viaje, tras diez días sin apenas parar, también se agradecen estos ratos muertos. En cualquier caso, la buena cena y el buen vino no lo perdonamos, siendo el elegido ese día el Restaurante Estepa, para mi gusto el mejor que probamos en El Chaltén en cinco noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s