Top2: Sainte-Chapelle – París (Francia)

DSC_0346

La Sainte-Chapelle se construyó en la primera mitad del siglo XIII como un gran relicario pues estaba destinada a albergar las reliquias del martirio de Cristo que costaron más que el propio edificio. El rey Luis IX fue el impulsor de su construcción, considerada una joya del estilo gótico y que actualmente forma parte del Patrimonio de la Humanidad.

Desde el Boulevard du Palais, la calle desde la que se accede al conjunto palaciego donde se encuentra la Sainte-Chapelle, la iglesia ni siquiera es visible. Para entrar se accede a través de una pequeña puerta junto al Palacio de Justicia y nada permite adivinar lo que se esconde tras el gris control de seguridad por el que hay que pasar desde mucho antes de que esto fuera obligatorio en todos los monumentos de París. Por ello, la cola que se forma en la calle puede llegar a ser exasperante y no es posible evitarla ni aun llevando el Paris Museum Pass, que sólo ahorra esperas para la compra de billetes, las de seguridad hay que pasarlas igualmente como es lógico.

DSC_0365

Superadas cola y control nos adentramos en uno de los lugares más fascinantes de París, que supera con creces cualquier expectativa aunque por fuera siga pareciendo una iglesia más.

stechapelle_von_n

Imagen de wikipedia

La iglesia está dividida en dos plantas: la de abajo, aparte de servir como soporte de la superior, estaba destinada a las gentes del común pero no por ello descuidaron sus arquitectos ornamentarla de la mejor forma posible.

dsc_0320a

Entrar en la capilla superior impacta tanto que es difícil olvidar la sensación de verse rodeados de una luz casi prodigiosa, conseguida por las quince altísimas vidrieras de quince metros cada una y en las que se narran, en más de mil escenas, fragmentos de la Biblia y de la historia de las reliquias cuyos restos tras los desmanes de la Revolución Francesa se encuentran en el Museo del Louvre.

dsc_0335a

Obviamente, la distancia a la que se encuentran y la profusión de imágenes hace prácticamente imposible descifrar mínimamente el contenido de cada una de las escenas, eso hay que dejarlo a los expertos y estudiosos, pero no hace falta seguir la iconografía para que la experiencia de estar inundados por una fusión de luz y color que simula la ilusión de estar en el paraíso celestial resulte igualmente extraordinaria incluso para el más ateo. Las obras de arte no conocen de creencias.

DSC_0350

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s