Top13: Recinto arqueológico – Pompeya (Italia)

Hablar de Pompeya es hacerlo de uno de los lugares más fascinantes del sur de Italia y, probablemente, de todo el país. Es de sobras conocida su trágica historia, que acabó bruscamente en el año 79 d.C. tras la erupción de su vecino Vesubio que sepultó a los habitantes que no tuvieron tiempo de huir. La lava caída, responsable de esta destrucción, se solidificó y permitió que la ciudad se conservara tal cual estaba esa noche. Un solo hecho significó la muerte para algunos y la pervivencia del testimonio de la vida de la época al mismo tiempo.

Recorrer el recinto arqueológico representa trasladarse de inmediato a los años en que Pompeya era una próspera ciudad gracias al comercio. Sus calles todavía tienen su aspecto original y no cuesta imaginarlas llenas del bullicio propio de una urbe de 15.000 habitantes.

Los edificios que se conservan son punto y aparte. El Templo de Apolo, las Termas, los Teatros, como lugares públicos, y las residencias particulares, algunas con unos frescos excepcionales como la Villa dei Misteri, se mantienen en un magnífico estado pese a los casi 2000 años que han pasado desde la erupción del volcán.

A diferencia de otros recintos arqueológicos, que requieren de bastante imaginación para hacerse una idea de lo que fueron antes de que el tiempo se comiera lo que había debajo, en Pompeya los siglos transcurridos apenas han hecho mella en su fisonomía hasta el punto de que la taberna aún parece en funcionamiento.

Un lugar que evoca como ningún otro un pasado que permaneció “congelado” en el tiempo y al que merece la pena dedicarle todo un día de visita para ver la pequeña parte abierta al público, pues las excavaciones, pese a que se iniciaron en el siglo XVIII, todavía no han concluido (aunque creo que están paralizadas desde hace tiempo). Como no podía ser de otra manera, las ruinas de Pompeya fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1997.

 

Anuncios

3 comentarios en “Top13: Recinto arqueológico – Pompeya (Italia)

    • No he tenido oportunidad de estar en Libia pero me imagino que por allí también habrá tesoros de la antigüedad que deben preservarse a toda costa. Por desgracia ya sabemos cómo se las gastan los fundamentalistas, quieren acabar con todo lo que encuentran a su paso pero tengo la esperanza de que algún día se les pueda poner freno.
      Un saludo y muchas gracias por dejar tu comentario

      Me gusta

  1. Pingback: Grecia – Santorini: Akrotiri | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s