Grecia – Rodas: Lindos

Rodas es la isla más grande del archipiélago del Dodecaneso que, contrariamente a lo que su nombre indica, agrupa no doce sino catorce islas situadas junto a la costa de Turquía.

Tras día y medio en Atenas nuestro siguiente destino era la isla de Rodas, a donde llegamos con un vuelo de Ryanair tras sufrir dos pequeños percances. En primer lugar, para celebrar el primero de mayo se había convocado una huelga que afectó al transporte público, por lo que el autobús hacia el aeropuerto no estaba operativo. Por suerte eran las seis de la mañana y a esas horas en la Plaza Syntagma había más taxis disponibles haciendo su particular agosto que turistas en nuestra misma tesitura, por lo que el problema se solventó pagando 30 euros por la carrera. En ese momento no me pareció ni caro ni barato pues la principal preocupación era llegar al aeropuerto, pero una vez de vuelta he podido comprobar que es la tarifa normal, por lo que se agradece la honestidad del taxista que no se aprovechó de la necesidad del momento.

El segundo percance tuvo lugar ya en el aeropuerto, concretamente en el control de seguridad cuando se desprendió del trípode una pieza que tiene forma de destornillador. Imposible pasarla por más que explicamos su utilidad, por lo que no quedó más remedio, a sugerencia de la encargada del control, que volver al mostrador de facturación y pedirle a algún pasajero que la facturara en su maleta (la nuestra ya hacía mucho rato que estaba de camino). Por suerte siempre hay almas caritativas dispuestas a hacer un favor y nos cruzamos con una que nos lo hizo.

No eran ni las nueve de la mañana y ya andábamos algo estresados con tanto trajín, pero afortunadamente el resto de la jornada transcurrió sin más incidentes. En aproximadamente una hora llegamos a Rodas tras despedirnos de Atenas, ciudad a la que volveríamos para finalizar el viaje por Grecia.

Despegando de Atenas

La huelga me tenía algo preocupada, no tanto por el traslado desde el aeropuerto hasta la ciudad de Rodas sino porque el resto del día había planeado pasarlo en Lindos, ya que al ser uno de mayo todos los monumentos estaban cerrados. De hecho los primeros días del viaje tuve que organizarlos en función de esta festividad, pues lo suyo habría sido quedarse en Atenas del tirón y no partir la estancia en dos, pero a la vista de las circunstancias hice coincidir el festivo con algo que no le afectara como fue el vuelo hasta Rodas y la visita a un pueblo. No obstante, si en la isla también estaban de huelga habría sido difícil llegar hasta Lindos y nos habría quedado un día sin ninguna actividad. Afortunadamente, tanto el autobús del aeropuerto (tarda 30’ en llegar al centro de la ciudad y cuesta 2,6 euros) como los otros funcionaban con total normalidad.

A quien madruga dios le ayuda pero en el caso de los hoteles esto no se aplica pues llegar demasiado pronto significa no tener la habitación disponible. El Hotel Moschos no iba a ser la excepción, por lo que dejamos las maletas y volvimos al mismo sitio del que veníamos, es decir la parada de autobuses. El hotel estaba perfectamente situado, a cinco minutos del centro histórico de Rodas, y tenía una buenísima relación calidad-precio pues pagamos 80 euros por dos noches en una habitación muy confortable. Lástima que el desayuno no era todo lo bueno que cabría esperar.

El autobús hacia Lindos se coge en la Plaza Rimini, que es donde paran todos o casi todos. Cuesta 5,5 euros por trayecto y tarda poco más de una hora en llegar. El pueblo, al sur de la ciudad de Rodas, hace honor a su nombre pues es una auténtica preciosidad.

Lindos desde la carretera

Lindos está situado a los pies de una acrópolis que también se encontraba cerrada el uno de mayo pero a la que accedimos igualmente, tras dar un paseo por el pueblo, para contemplar las vistas desde arriba.

Una calle de Lindos

Lindos en blanco y negro

La iglesia de San Jorge

Entre preciosas casas encaladas y tranquilas callecitas pudimos observar una característica de Lindos (que luego también vimos en otros sitios): el suelo. En muchas de sus calles y patios el pavimento está hecho con guijarros blancos y negros que en algunos casos forman bonitos dibujos.

A modo de felpudo

Subimos hasta la acrópolis y gracias a que era fiesta me ahorré el lamentable espectáculo de las mulas transportando humanos por un paseo que en ningún caso lo justifica pues no se tarda ni diez minutos en llegar arriba y es cualquier cosa menos fatigoso. Usar las piernas no sólo es beneficioso para nuestra salud sino también para la de los demás.

Vacía al ser festivo

Alcanzada la base de la fortaleza el panorama es extraordinario, y supongo que desde arriba del todo aún será mejor pero dadas las circunstancias tuvimos que conformarnos con lo que había, que no fue poco.

A los pies de la fortaleza

La costa de Lindos

Acantilados

Acantilados

Imposible no quedarse horas contemplando estos acantilados.

Mirando al mar

En nuestro posterior deambular por este bonito pueblo nos encontramos con una pequeña iglesia y su deslumbrante interior. Vista la sencillez de la fachada era imposible adivinar la magnífica decoración con la que está adornada.

Iglesia

Interior de la iglesia

Interior de la iglesia

Interior de la iglesia

Nuestro primer contacto con las islas griegas y el mar Egeo no pudo ser más afortunado. En estos dos vídeos intento mostrar algo de la belleza de este lugar.

 

Desde la playa, casi desierta en esa tarde de inicios de mayo, se tiene la mejor vista del pueblo blanco en primer término y su acrópolis dominando toda la zona.

Playa de Lindos

Volvimos a la capital de la isla, que también se llama Rodas, y después de instalarnos en nuestra habitación concluimos tan lindo día cenando en el  Restaurante Tamam, muy moderno, muy de diseño y también caro para lo que son los precios del país. No es que estuviera malo pero por mucho menos dinero comimos en otros sitios igual o mejor.

Acabó así un día que no había empezado demasiado bien, pero gracias a la visita a Lindos, un pueblo que tiene todos los ingredientes para pasar una deliciosa tarde, pudimos salvar la jornada.

 

Anuncios

11 comentarios en “Grecia – Rodas: Lindos

  1. Pingback: Grecia – Viaje a la cuna de nuestra civilización | postalesdelmundo

  2. La solución al percance dos me parece muy inteligente, hasta que lo he leído creía que íbais a tener que facturarlo vosotros o algo por el estilo y gastaros un dineral. Qué bien que pudieseis conocer tanto de Grecia, es un país al que le tengo muchas ganas!

    Le gusta a 2 personas

    • En realidad estábamos apuradísimos con el tema del trípode hasta que la señora del control de seguridad, muy amablemente, nos sugirió esta solución, a nosotros no se nos habría ocurrido nunca!! Pero hemos aprendido la lección, si no podemos facturar el trípode por exceso de peso (es lo que tienen las lowcost) el destornillador siempre irá en la maleta.
      El viaje por Grecia ha sido fabuloso, es un top indiscutible que hay que visitar sí o sí en cuanto se pueda.
      Un saludo y muchas gracias por dejar tu comentario

      Le gusta a 1 persona

  3. Pingback: Grecia – Rodas: centro histórico | postalesdelmundo

  4. Pingback: Grecia – Presupuesto, datos prácticos e impresiones del viaje | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s