Grecia – Micenas y Ossios Loukas

La antigua ciudad de Micenas acumuló una gran riqueza en su época de máximo esplendor, aunque en el siglo II a.C. ya había dejado de existir. Mucho tiempo después se fundó el Monasterio de Ossios Loukas, en la Grecia continental.

Globo granate: Nauplio / globo amarillo: Micenas / globo verde: Ossios Loukas / globo azul: Delfos

El segundo día de la ruta en coche fuimos desde Nauplio en dirección norte hasta Delfos, lugar de parada para esa noche, a 308 kilómetros de distancia. Hasta el último momento estuve dudando si incluir la visita a Micenas, pero finalmente me animé aprovechando que nos venía de camino. Pensaba que no me iba a gustar demasiado, y no me equivocaba, pero como siempre prefiero formarme mi propia opinión normalmente en este tipo de situaciones elijo ver las cosas en primera persona, sobre todo en casos así en que las probabilidades de volver algún día a este rincón del mundo son más bien escasas. Es mejor siempre arriesgarse antes que quedarse con la duda.

Dicho y hecho, lo más rápido habría sido ir por la autopista pero las confusiones que suelen producirse en este tipo de situaciones nos llevaron por la carretera comarcal. Nos ahorramos el peaje y llegamos igualmente en media hora, que es lo que cuenta.

Para mi gusto, lo mejor del recinto arqueológico de Micenas (de 8:00 a 20:00, 12 euros) es su emplazamiento, en un montículo desde el que se contempla un paisaje espectacular que hace la visita muy agradable.

El paisaje de Micenas

El Tesoro de Atreo es uno de los reclamos de Micenas. Situado fuera del grueso de las excavaciones, es una tumba excavada en la roca y su importancia reside en que es un prodigio arquitectónico pues se construyó en el siglo XIV a.C. Durante un tiempo se creyó que pertenecía a Agamenón, pero al final se ha demostrado que esto es tan sólo una leyenda.

El Tesoro de Atreo

Otro hito del recinto es la Puerta de los Leones, que da acceso a la ciudadela propiamente dicha. No tienen cabeza porque al parecer estaban hechas de otro material y se enganchaban al cuerpo.

La Puerta de los Leones

Del palacio que en su día debió de ser la envidia de cualquiera quedan apenas unos restos que lo hacen difícilmente reconocible como tal. Que Agamenón fuera aquí asesinado al volver de la guerra de Troya es otro de los componentes legendarios que envuelven a este lugar.

Restos del palacio

Restos del palacio

En un extremo del recinto se encuentra la Casa de las Columnas donde está la entrada a un manantial subterráneo construido en el siglo XIII a.C.

Entrada al manantial

Escaleras del manantial

Antes de salir por la Puerta de los Leones nos paramos a mirar el círculo A de las Tumbas Reales, que no habíamos podido ver bien a la entrada al estar llena de gente. Aunque a simple vista no es más que un foso enorme este sepulcro contenía los tesoros que el arqueólogo Schliemann atribuyó a Agamenón y que actualmente están en el Museo Arqueológico de Atenas.

Círculo A de las Tumbas Reales

Aunque es el primer lugar al que se puede acceder desde la entrada al recinto arqueológico fue lo último que visitamos: la tumba de Clitemnestra, la mujer de Agamenón y al mismo tiempo su asesina (o, al menos, su inductora), idéntica al Tesoro de Atreo aunque algo más pequeña.

Tumba de Clitemnestra

Pese a lo reducido del lugar se nos fueron aquí unas buenas dos horas ya que es fácil entretenerse en el escenario de tantas y tan fascinantes historias: Homero hizo salir de aquí a Agamenón para llevarlo a la guerra de Troya y Esquilo imaginó su asesinato una vez de vuelta a su hogar acabada ésta. Mitos y leyendas que forman parte de la literatura universal, cuya autenticidad es ahora mismo indemostrable pero que a estas alturas no pueden ya desligarse del lugar en que sus autores las situaron.

En definitiva, como había sospechado, Micenas no fue, ni de lejos, la visita que más me impresionó, más bien al contrario, pero me alegré de haber ido por lo que representa más que por el sitio en sí. Lástima que no soy nada mitómana, en ese caso seguro que hasta me habría emocionado pisar el mismo suelo que estos personajes legendarios con cuyas peripecias tanto he disfrutado.

Micenas

Pese a que en teoría íbamos sobrados de tiempo para llegar hasta nuestra siguiente parada, el Monasterio de Ossios Loukas, pues nos separaban de él unas tres horas de carretera, en la práctica tardamos casi cuatro y al final tuvimos que correr para llegar antes de que cerraran. Los motivos son variados, desde volver a pararnos en el Canal de Corinto a ver si esta vez teníamos suerte y veíamos algún barco remolcado (fue que no) hasta meternos por error dentro de un pueblo y no saber cómo salir de él. Una vez en la autopista ya fue mucho más fácil aunque más caro, concretamente 12,10 euros.

Ossios Loukas (de 10:00 a 17:00, 4 euros) es uno de esos nombres que he visto transcrito de varias formas y según cómo se escriba Google Maps no reconoce. Tampoco es un lugar sobre el que haya mucha información y de hecho me costó encontrar incluso el horario, será que no es muy conocido aunque esté considerado uno de los más bellos del país, lo cual es una lástima porque realmente vale la pena acercarse hasta este monasterio fundado en el siglo XI en honor de San Lucas y realizado en estilo bizantino como era costumbre en la época.

Ossios Loukas

Por las pocos fotos que había visto previamente me imaginé que estas dos iglesias comunicadas entre sí tenían que ser bastante grandes pero en realidad no lo son en absoluto. No obstante entre sus paredes hay unos mosaicos excepcionales que bien valen el viaje hasta allí.

Mosaico

Mosaico

Las zonas que no están revestidas de mosaico no desmerecen en absoluto al conjunto pues por su aspecto diría que están hechas de mármol.

Ossios Loukas

Y también tiene algunos frescos en la cúpula central y en algunas columnas, el primero obviamente se remonta a la época de su construcción, los otros es fácil imaginar que fueron restaurados con posterioridad.

Fresco de la cúpula

Frescos en las columnas

Un pequeño museo con objetos procedentes de la iglesia y un espacio expositivo con imágenes de la historia del monasterio, que desde que se fundó hace un milenio no ha visto nunca interrumpida su vida monástica, completan la visita a Ossios Loukas, que cuenta también con el aliciente de estar rodeado de un entorno paisajístico precioso.

Paisaje en Ossios Loukas

Aunque fue una visita rápida, tanto por las reducidas dimensiones del lugar como porque nada más acabarla ya cerraban la iglesia, no quita que mereciera y mucho la pena desviarse para ver este ejemplo de arquitectura bizantina.

Fachada

Era una hora un poco tonta pero como ni siquiera nos había dado tiempo a comer nos paramos en el primer pueblo en el que encontramos un bar, tarea que no fue fácil pues en los alrededores no es que hubiera mucho donde elegir. Acabado el pequeño refrigerio, que fue casi una merienda, nos dirigimos directamente hacia Delfos, a cuarenta y cinco minutos de distancia. Pasamos por Arachova, la puerta de entrada al Monte Parnaso, pero entretenernos aquí nos habría hecho perder demasiado tiempo, así que llegamos a Delfos y nos instalamos en el Hotel Orfeas, un hotel sencillo pero correcto y, sobre todo, barato (36 euros). La habitación tenía unas vistas extraordinarias y lo que más me gustó del desayuno fue que por primera vez en diez días de viaje nos dieron yogur griego, que por cierto estaba buenísimo.

Acabamos el día dando una vuelta por este pueblo situado junto al recinto arqueológico de Delfos, nuestro objetivo del siguiente día. El paseo acabó rápido pues su único interés es dormir junto a las ruinas para tenerlas a mano, o dicho de otra forma es un pueblo muy feo y no vale la pena entretenerse ni un minuto aunque comparta nombre con uno de los lugares más importantes de la antigüedad griega. A esta época deben de remontarse las tiendas de la calle principal, que están pidiendo a gritos una urgente remodelación pues cosa más cutre es difícil de encontrar.

Anuncios

4 comentarios en “Grecia – Micenas y Ossios Loukas

  1. Pingback: Grecia – Viaje a la cuna de nuestra civilización | postalesdelmundo

  2. Pingback: Grecia – Presupuesto, datos prácticos e impresiones del viaje | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s