Noruega – Bergen y la lluvia

La segunda ciudad más grande de Noruega está considerada también una de las más atractivas del país y puerta de entrada a los fiordos por su cercanía a los más importantes.

Globo granate: Flatheim / globo amarillo: aeropuerto / globo azul: Bergen

La ruta de una semana por los fiordos tocaba a su fin esa mañana en el aeropuerto de Bergen donde justo siete días antes habíamos ido a recoger el coche de alquiler. Ahora tocaba devolverlo en el mismo sitio y por tanto nos pusimos en camino hacia esa ciudad nada más tomar un estupendo desayuno en la casa rural donde nos habíamos alojado y resguardado de la lluvia que no dejó de caer en toda la noche. Por desgracia, íbamos con el tiempo justo y tampoco en ese momento pudimos dar ni siquiera un paseo por los alrededores que era lo que realmente nos apetecía. La tarde anterior la habíamos perdido por culpa del aguacero y la jornada que teníamos por delante no auguraba mejoría, así que con mucha pena nos despedimos de Flatheim y fuimos en dirección a Bergen.

Entrada al alojamiento de Flatheim

Nada destacable ocurrió durante el camino salvo que tuvimos que coger otro ferry para atravesar el Sognefjorden y que el tiempo empeoraba por momentos. Al llegar al aeropuerto de Bergen dejamos el coche tal como lo habíamos retirado, sin ningún percance ni incidencia, lo cual siempre es una buena noticia. Allí cometimos el grave error de meternos en el primer autobús que vimos, el Flybus, que costaba 13 euros el billete. Teniendo en cuenta que ese mismo trayecto íbamos a hacerlo tres veces más me pareció excesivo gastar 100 euros sólo en esto, por lo que nada más llegar a Bergen fuimos a la oficina turística a preguntar por otro sistema más económico para ir al aeropuerto y averiguamos que el tranvía hace el mismo recorrido y cuesta 4.

Antes, por supuesto, fuimos al hotel, Bergen Budget, que pese a que estaba muy céntrico nos costó encontrarlo pues apenas se veía la puerta y tuvimos que pasar varias veces por delante, bajo la lluvia y acarreando las maletas, hasta que reparamos en él. Muy curioso el sistema del check in pues tampoco en éste había recepción y el sistema funciona con un código que envían vía e-mail y unas cajitas donde están guardadas las llaves. Lo reservé porque era baratísimo para ser Bergen (88 euros), pero para lo que ofrecieron a cambio era muy justo.

Con la esperanza de que en un momento u otro escampara nos metimos en un restaurante del centro. Mientras esperaba tomé esta fotografía de la calle que demuestra lo dura que puede ser la vida del turista.

Bajo la lluvia

Pese a la lluvia intentamos dar un paseo y tomé un par de fotos con la compacta.

El Bryggen

Kong Oscars Gate

Al cabo de un rato teníamos los pantalones mojados hasta las rodillas y empezaba a cansarme tanta agua, por lo que nos encerramos en el hotel y ni siquiera salimos a cenar pues la habitación era algo cutre pero tenía una pequeña cocina donde pudimos calentar unos panini. Fue un día perdido entre la carretera y la lluvia, pero en ese momento no me preocupaba porque a Bergen teníamos que volver al cabo de una semana, al regreso de nuestra estancia en las islas Lofoten, y por tanto aún nos quedaba el último día de viaje para conocer esta ciudad que, tras la cortina de agua, me había parecido muy bonita.

Anuncios

4 comentarios en “Noruega – Bergen y la lluvia

  1. Pingback: Noruega – Viaje al país de los fiordos | postalesdelmundo

  2. Pingback: Noruega – Bodo | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s