Noruega – Lofoten: Henningsvaer

El archipiélago de las Lofoten está situado por encima del círculo polar ártico y se compone de multitud de islas montañosas divididas por numerosos fiordos y salpicadas de lagos que forman un conjunto paisajístico único en el mundo.

Globo amarillo: Svolvaer / globo naranja: Kabelvag / globo verde: Henningsvaer / globo morado: Rorvikstranda / globo granate: Olderfjorden / globo azul: Eggum

Las islas Lofoten quedan algo a trasmano de las rutas habituales por Noruega y es por eso que no suelen incluirse en el típico viaje de una semana por los fiordos. Normal, porque desviarnos hasta allí supuso no sólo un buen desembolso de dinero sino también tener que sacrificar otras zonas muy interesantes como Preikestolen, pero no quise desaprovechar la oportunidad de ir estando relativamente cerca pues la posibilidad de dedicarle un viaje en exclusiva no la contemplaba.

Empezamos nuestro primer día en las Lofoten con muchísima ilusión por mi parte pues mis expectativas eran altísimas y esperaba ver lo nunca visto antes, ilusión que no se vio empañada ni siquiera por la gran bronca de un lofotense que nos chilló como si le estuviéramos secuestrando por haber dejado dos minutos el coche en un descampado que había frente al hostel y que por lo visto era de su propiedad. Siguiendo con las expectativas, hago un spoiler y adelanto que en general me pareció un lugar precioso, fascinante y extraordinario, pero también es verdad que no encontré lo que andaba buscando. Basta poner el nombre Lofoten en imágenes de Google para entender lo que digo.

Nuestro primer objetivo de la mañana era la ciudad de Svolvaer, a 130 kilómetros al norte de A, donde estaba el alojamiento. Dicho así suena a poco y parece ridículo que tardáramos media mañana en llegar, pero entre las paradas casi obligatorias para contemplar con calma lo que nos rodeaba, la carreterita de un solo carril con numerosos cambios de rasante y la velocidad máxima en muchos tramos a 60 kilómetros por hora hicieron de este trayecto casi un viaje en sí mismo. En cualquier caso el paisaje que estábamos atravesando era todo él espectacular y digno de pararse a cada momento.

Paisaje de las Lofoten

El motivo de ir hasta Svolvaer, aparte de pensar que sería una ciudad bastante interesante, era buscar la oficina de información para que nos proporcionaran toda la que no había encontrado antes de emprender el viaje, es decir rutas asequibles para poder contemplar el paisaje desde una altura suficiente, teniendo en cuenta que la más conocida, la que parte desde Reine, en estos momentos no se encuentra accesible y al parecer no sólo es muy dificultosa sino que puede resultar hasta peligrosa. Esto era lo único que sabía de antemano, de ahí mi interés en encontrar otros caminos alternativos que nos permitieran divisar al menos una pequeña parte de las maravillas que encierran las Lofoten vistas desde arriba. El viaje fue en balde, pues en primer lugar Svolvaer me pareció únicamente mona y en la oficina turística sólo nos quisieron dar un folleto que ya habíamos cogido en Bodo y lo único que hicieron fue confirmarnos que, efectivamente, por la Reinebringen no se podía subir. La verdad es que yo quería algo un poco más concreto, pues en dicho folleto había un montón de sugerencias pero con unas explicaciones tan vagas que muchos sitios eran imposibles de encontrar sin tener más detalles y sin dedicar tiempo en buscar, cosa de la que carecíamos, pero nos fuimos de la oficina y de Svolvaer igual que habíamos llegado, con las manos vacías.

Svolvaer

Svolvaer

Volviendo por la misma carretera, la E-10, que no tiene pérdida porque es la única que existe para recorrer de norte a sur las Lofoten, nos paramos en la iglesia de Kabelvag, a seis kilómetros de Svolvaer. Esta catedral de madera se construyó a finales del siglo XIX y es una de las más grandes del norte de Noruega. No es necesario entrar en el pueblo pues la iglesia está en la misma E-10 y se ve perfectamente desde el coche. La entrada cuesta casi 5 euros y lo más gracioso es que para ir al baño hay que pagar un extra. El afán recaudatorio noruego no parece tener límites. Hablando de la iglesia propiamente dicha, por fuera es muy resultona pero por dentro me pareció demasiado espartana. Lo bueno es que gracias a esos grandes ventanales estaba perfectamente iluminada.

Iglesia de Kabelvag

Interior de la iglesia de Kabelvag

Iglesia de Kabelvag

Si uno se apaña la estancia en las Lofoten no tiene por qué llevar a la ruina y para muestra este anuncio, aunque no garantizo la calidad del alojamiento (1 euro = 8,5 NOK aprox.)

Anuncio en Kabelvag

Desde aquí nos dirigimos hacia Henningsvaer, un encantador pueblo pesquero situado en una islita a la que se accede atravesando otras que están comunicadas por puentes, un sistema muy habitual en las Lofoten para unir el territorio. Henningsvaer da nombre a este post pues aunque hicimos otras visitas a lo largo del día fue, para mí, lo mejor de la jornada.

Henningsvaer

Como durante todo este viaje empezábamos el día y la ruta sin saber si llegado el momento podríamos comer o cenar en algún sitio normal, aprovechamos una tienda de recuerdos que había en el centro de Henningsvaer en la que también preparaban dos o tres platos y nos tomamos otra vez unas fish and chips que nos sentaron de maravilla pues el día anterior subsistimos, como ya venía siendo demasiado habitual, a base de galletas. Sólo decir que estos dos humildes platos acompañados por una especie de panecillo de canela como postre nos costaron 36 euros. En los blogs de mis otros viajes no tengo por costumbre introducir este tipo de detalles que en realidad no aportan nada significativo a la narración y sólo sirven para alargarlo innecesariamente, pero es que en Noruega los problemas con la alimentación fueron tan grandes que consiguieron empañar buena parte del viaje y de ahí que de vez en cuando vaya explicando alguna de las situaciones que vivimos.

Tras esta disertación sólo puedo añadir que en Henningsvaer nos entretuvimos un buen rato pues, como ya he dicho más arriba, me pareció un pueblo-isla encantador. Lo recorrimos entero aunque tampoco tiene mucho mérito porque es bien pequeño y llegamos hasta un mirador desde el que se veían las islitas que lo rodean, tan enanas que sólo cabe una casa.

Henningsvaer

Islita

A juzgar por su reducido tamaño nadie diría que Henningsvaer es un importante puerto pesquero de las Lofoten, pero así es, lo que se demuestra no sólo por la cantidad de secaderos de bacalao, en esta época vacíos, que vimos aquí y también en otros muchos sitios del archipiélago, sino porque en el muelle había un almacén con millones de bacalaos secos. El edificio estaba cerrado pero desde las ventanas conseguimos ver las montañas de pescado y también apreciar la peste que hacían.

Secaderos de bacalao

El pueblo era precioso, sólo hay que ver las fotos para darse cuenta de ello, aunque a decir verdad en las Lofoten son mayoría los rincones con encanto, tantos que se hace difícil elegir uno.

Henningsvaer

Puente en Henningsvaer

Salimos de Henningsvaer y, antes de incorporarnos otra vez a la E-10, nos paramos un momento en la playa de Rorvika, que desde la carretera parecía una cosa y una vez abajo no fue para tanto. Aunque hacía un día agradable la temperatura no era demasiado alta, unos 16º, pero igualmente siempre hay valientes que se aventuran.

Playa de Rorvika

En el otro extremo respecto de donde estábamos nosotros hay una playa llamada Eggum que, al parecer, es uno de los puntos preferidos para ver el sol de medianoche. Este fenómeno había finalizado unas tres semanas antes, hacia mediados de julio, pero igualmente íbamos a ir hasta allí. Antes encontramos un desvío hacia Olderfjorden y recorrimos una parte de este pequeño y precioso fiordo.

Olderfjorden

Junto al Olderfjorden

Olderfjorden

Granja en Olderfjorden

Llegamos a Eggum y el día había cambiado totalmente. El sol había desaparecido y a cambio se instaló una niebla baja que hacía de la playa un lugar un poco fantasmagórico. El lugar era sin duda precioso pero con esa luz parecía que estuviéramos en otro planeta.

La playa de Eggum

Recorrimos parte del sendero que bordea el mar y a medida que nos alejábamos del aparcamiento estábamos cada vez más solos, acompañados únicamente por los centenares de ovejas que tienen su casa junto a la playa. No es un mal lugar para vivir teniendo en cuenta la cantidad de comida disponible.

Ovejas en Eggum

Bien alimentada

Dejamos Eggum para volver ya hacia el hostel en A concluyendo así nuestro primer día en las Lofoten. Al siguiente no íbamos a recorrer tantos kilómetros de carretera y, por tanto, nos cundiría mucho más.

Playa de Eggum

 

Anuncios

7 comentarios en “Noruega – Lofoten: Henningsvaer

  1. Pingback: Noruega – Lofoten: aldeas y playas | postalesdelmundo

  2. He conocido tu blog porque voy a Lofoten una semana en octubre. Me ha encantado. Coincido contigo en muchas cosas que cuentas en algunos de tus viajes en lugares donde yo también he estado. Y en el apartado “sobre mi” también tenemos muchas cosas en común. Yo también tengo un blog porque disfruto tanto preparando el viaje, como viviendo el viaje, como contándolo. Gracias por contarlo. Últimamente algunos blog de viajes parecen publicidad encubierta. Y no te acabas de fiar de lo que te dicen. El tuyo me ha parecido muy auténtico.
    Espero que me haga buen tiempo, porque me encanta hacer fotografías, pero como novata que soy, la luz todavía me influye mucho. Ya te contaré. Y si me quieres dar alguna recomendación. Bienvenida será.

    Me gusta

    • Muchas gracias por este bonito comentario, me alegra mucho que te guste y que coincidamos en tantas cosas. Yo también disfruto haciendo el blog e incluso diría que me ayuda a “entender” mejor lo que he visto pues en los viajes solemos llevar un ritmo tan frenético que muchas cosas se me pasan por alto en el momento. Luego en casa con calma me lo vuelvo a mirar todo con otros ojos y detalles que me habían pasado desapercibidos los aprecio mejor.
      Para mí esto es un hobby y como tal me lo tomo, ahora y en el futuro, no creo sinceramente que el contenido de mi blog tenga tanta calidad como para que alguien se fije en él. Es cierto que hay muchos blogueros que intentan o viven de esto y entonces como en cualquier trabajo remunerado hay una contrapartida. No sé cómo se hace exactamente porque en realidad tampoco me interesa, pero a mi modo de ver si alguien paga un viaje por fuerza se tendrá que hablar bien de él. Pero esto sólo lo supongo. Yo, como me lo pago todo de mi bolsillo puedo opinar libremente, intentando ser siempre respetuosa, eso por descontado.
      Sobre las Lofoten, no sé sinceramente cómo estará el tiempo en octubre, lo que vi cuando estuve es que es muy variable, no te puedes fiar de una mañana radiante de sol porque al cabo de nada puede empezar a llover. Esto limita bastante la planificación diaria sobre todo si el planteamiento es disfrutar de la naturaleza y las excursiones al aire libre, que es básicamente lo que se va a hacer a las Lofoten. Recomendaciones pocas, si acaso que antes de ir consultes una web que indiqué en la entrada posterior a ésta. Se llama 68north y está llena de propuestas interesantes con explicaciones muy precisas para no perderse.
      La luz en la fotografía es también un gran problema para mí. Lo único que se me ocurre es tener paciencia y esperar a que sea favorable, el handicap es que la mayoría de veces no podemos entretenernos tanto y por eso tenemos que conformarnos con lo que nos encontramos en cada momento. Seguro que los grandes fotógrafos pasan horas y días esperando el instante preciso, pero ése es un lujo que yo personalmente no puedo permitirme.
      Déjame el link de tu blog, me gustaría echarle un vistazo.
      Otra vez gracias por tus amables palabras.
      Un saludo viajero

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s