Noruega – Lofoten: aldeas y playas

Si algo hay que caracterice a las islas Lofoten son sus pintorescas aldeas y sus increíbles playas, situadas ambas al abrigo de puntiagudas montañas con las que forman un espectacular contraste.

Globo granate: A / globo amarillo: Reine / globo morado: Ramberg / globo azul: fiordo Flakstadpollen / globo marrón: Museo Vikingo / globo verde: Uttakleiv / globo negro: Hauckland

Aprovechando que este segundo día en las Lofoten se preveía muy o bastante soleado empezamos la ruta visitando el pueblo en el que estábamos alojados, A, donde se encuentra la esencia de lo que ya se identifica con este archipiélago noruego: una aldea de casas de madera encajonada entre la montaña y el mar. No quería dejarlo para última hora por tenerla al lado y que al final nos faltara tiempo y así, con un bonito sol, recorrimos las cuatro o cinco calles que componen el pueblo, lo cual no llevaría demasiado tiempo si no fuera porque a cada paso hay que pararse a contemplar el pintoresco contraste.

A

A

A

Los lofotenses viven, en su mayor parte, de la pesca del bacalao, y por tanto no es difícil encontrar en muchas casas pescados colgando de la puerta o de la pared. Como elemento decorativo es peculiar, todo hay que decirlo, aunque el olor echa un poco para atrás. Para los interesados, apunto que en A hay un importante museo dedicado a la pesca y elaboración del bacalao que no visité por no ser una temática de mi interés.

Bacalaos secos

Dispuesta a ver esta maravilla desde arriba subimos por un sendero que llevaba hasta un pequeño montículo pasando por un precioso lago, el Agvatnet.

El lago Agvatnet

El lago Agvatnet

La colina no alcanzaba demasiada altura así que las vistas se quedaron algo cortas pero algo es algo.

Vistas de A

Acampando a las afueras de A

Otro de los pueblos más afamados de las Lofoten, si no el que más, es Reine, a escasos kilómetros al norte de A. De hecho, los mismos noruegos lo han calificado como el más bonito de su país, por lo que es obligatorio pararse para comprobar si es cierto. No puedo comparar con el resto pero es evidente que tiene muchos motivos para encabezar esa lista.

Reine

Reine

Reine

 Empeñada otra vez en verlo desde arriba y visto que el Reinebringen, la ruta que lleva a la montaña desde la que se tiene una panorámica de las que quitan el hipo, no está accesible en estos momentos por motivos de seguridad, estuvimos buscando una alternativa y empezamos a subir por una pared justo delante de Reine hasta que llegamos a un lago rodeado por una cinta que impedía el paso. Subir más no era viable así que nos quedamos un rato contemplando el panorama que no era, ni de lejos, lo que yo buscaba y que además se vio empañado por unas engorrosas nubes que dejaron una luz muy fea. También debo admitir que mi condición física no sé si me habría permitido alcanzar la cumbre del Reinebringen pues al parecer es de todo menos fácil, aunque a lo mejor el aliciente del premio habría sido un buen acicate.

Vistas de Reine

Como en la oficina de información de Svolvaer no se prodigaron con las explicaciones más allá de ofrecernos un folleto, estuvimos consultando una web, 68north que aparte de tener unas fotos espectaculares de las Lofoten, de ésas que no conseguiré hacer en toda mi vida por más empeño que ponga, proporciona con todo lujo de detalles un montón de datos útiles sobre rutas y lugares donde vale la pena pararse. A decir verdad, antes del viaje conocía la existencia de esta página pero no tuve mucho tiempo para mirarla y además en mi ingenuidad pensaba que esa información sería muy fácil de obtener una vez allí, pero como no fue el caso tuvimos que sacar de esa web las indicaciones necesarias para completar el plan del día.

Yo seguía en mis trece y quería subir lo más arriba posible, de manera que de entre las excursiones calificadas como fáciles según esa web había una que salía desde Ramberg y no duraba más de 45 minutos con un desnivel de 240 metros en 0,75 kilómetros, la cual me parecía perfectamente alcanzable aunque a mi ritmo suelo doblar el tiempo previsto. Lamento reconocer que para mí fue demasiado y no lo conseguí; no digo que fuera difícil y a buen seguro para la mayoría de personas será como un paseo, pero por los motivos que fueran no me sentí con fuerzas para terminarla. Teniendo en cuenta que no hace ni un año fui capaz de subir hasta la Laguna de los Tres en la base del Chaltén, que en un kilómetro sube 400 metros si no me equivoco, la ruta de Ramberg no debería haber sido ningún problema pero la cuestión es que a mitad de camino ya no pude seguir. Una verdadera lástima porque las vistas una vez arriba del todo son espectaculares; no obstante, desde el punto en el que nos paramos ya se divisaba una bonita panorámica y, al menos por esta vez, la luz del sol se comportó.

Ramberg

Ramberg

Ramberg

Ramberg

Para los interesados, la ruta parte desde detrás de la cisterna que se ve en la foto y luego hay que girar a la derecha. Desde aquí no parece tanto pero se conoce que me pilló en un mal momento o que la mala y escasa alimentación noruega de los últimos días me había dejado sin energías.

Ruta de la excursión

Una vez abajo pasamos por la playa de Ramberg, un extenso arenal blanco que se ve desde la misma carretera E-10.

Playa de Ramberg

El ingrediente cultural del día lo iba a poner el Museo Vikingo de Borg, abierto de 10:00 a 19:00. Para llegar hasta allí desde Ramberg hay que rodear un precioso fiordo llamado Flakstadpollen. Aunque recorrerlo conlleve emplear un buen rato, es de agradecer que no se haya construido un puente para acortar el camino ya que nos privaría de estas fantásticas imágenes.

Flakstadpollen

Flakstadpollen

Flakstadpollen

Flakstadpollen

Se nos había echado el tiempo encima pero pensaba que en la hora y pico que aún faltaba para que cerraran el museo íbamos sobradísimos para verlo. Cuando en la taquilla nos dijeron que eran necesarias entre tres y cuatro horas decidimos en ese momento aplazarlo hasta la mañana siguiente. En realidad tanto rato no era para dedicarlo al museo en sí sino porque ese mismo día se había inaugurado la Fiesta Vikinga y entrar tan tarde nos habría privado de asistir a todas las actividades que se celebraban a lo largo del día. Recurrimos al plan B para acabar de llenar la tarde y volviendo sobre nuestros pasos fuimos hasta las playas de Uttakleiv y Haukland, comunicadas entre sí por un sendero.

Uttakleiv

Uttakleiv

Se ve que a las ovejas noruegas les gusta mucho la playa porque ésta, al igual que la de Eggum, estaba repleta de ellas.

Ovejas entre Uttakleiv y Haukland

Uttakleiv me pareció una auténtica maravilla, y ese sol tan bajo le favorecía mucho.

Uttakleiv

Uttakleiv

Intentamos llegar hasta Haukland desde Uttakleiv pero viendo que se nos haría tardísimo no acabamos el recorrido de cuatro kilómetros que separan una de otra. Entre ir y volver habríamos tardado un par de horas y no podíamos permitirnos el lujo de quedarnos otra vez sin cenar teniendo en cuenta la escasez de restaurantes normales en la zona. En cualquier caso, el paseo valió la pena y mucho.

Haukland

Como en Noruega está permitida la acampada libre es muy frecuente encontrar caravanas y tiendas de campaña por todos los rincones y en las Lofoten donde más espacio disponible hay es en las playas. No es de extrañar que elijan un entorno así para instalarse si pensamos que se levantan y se acuestan con estas vistas.

Acampados junto a la playa

Entre Uttakleiv y Haukland

Afortunadamente ese día no nos quedamos sin cenar, y eso que eran más de las nueve de la noche. En Leknes habíamos localizado un Peppe’s Pizza, una cadena con muchísimos restaurantes por toda Noruega, y con la esperanza de que aún estuviera abierto fuimos hacia allí. No habría hecho falta correr porque la cocina de esta franquicia funciona todo el día y además nos benefició ser unos tardones porque después de las nueve todo sale por la mitad de precio.

Anuncios

7 comentarios en “Noruega – Lofoten: aldeas y playas

  1. Pingback: Noruega – Lofoten: Museo Vikingo | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s