Egipto – Abu Simbel

La excursión hasta el templo de Abu Simbel ocupó la mañana entera y por la tarde una breve incursión en la Isla Elefantina y ver la puesta de sol desde el Hotel Old Cataract remataron el segundo y último día en Aswan.

A casi trescientos kilómetros al sur de Aswan está situado el templo de Abu Simbel, por lo que las excursiones salen de la ciudad de madrugada para llegar a primera hora de la mañana y estar de vuelta antes de comer. En la Isla Elefantina hay varios lugares de interés pero no fuimos capaces de encontrarlos y la visita fue especialmente breve porque además nos esperaba la terraza del Hotel Old Cataract para contemplar la puesta de sol sobre el Nilo.

Abu Simbel

A las cuatro de la madrugada nos recogía en el hotel el microbús (250LE – 12,5 euros) para llevarnos hasta el templo de Abu Simbel por una carretera que atraviesa el desierto. Entre ir y volver tardamos unas siete horas y en el recinto propiamente dicho no estuvimos más de dos, lo que significa una verdadera paliza para el cuerpo pero que se compensa al contemplar la maravilla que es Abu Simbel.

Carretera en el desierto

El precio de la entrada es ridículo, 115LE (6 euros), si tenemos en cuenta el valor arquitectónico e histórico de un santuario que, gracias a la colaboración internacional impulsada por la Unesco, pudo ser trasladado por piezas hasta una colina situada a unos 200 metros en un esfuerzo faraónico, nunca mejor dicho, para que no quedara sumergido cuando construyeron el lago Nasser. Se salvó de esta manera uno de los santuarios más peculiares de Egipto y, sin dudarlo, el que más me impresionó de todos los que vi en el país.

Abu Simbel

De hecho, impresionar es lo que pretendía su constructor, Ramsés II, pues cuando se edificó en el siglo XIII a.C. esta zona estaba en la Baja Nubia, un territorio conquistado por el faraón cuyos habitantes, por supuesto, fueron sometidos y esclavizados, como se representa muy gráficamente en varios de los relieves que adornan el exterior del templo.

Cautivos nubios

Los cuatro colosos de Ramsés que custodian la fachada, de 33 metros de altura, contribuyen a darle ese aspecto tan magnífico e imponente.

Los colosos de Ramsés

En el interior no está permitido hacer fotos, aunque con la cantidad de gente que había visitándolo los vigilantes no daban abasto y vi a más de un turista disparar su cámara. Dentro, seguimos con las estatuas colosales de Ramsés deificado, Ramsés en los relieves ganando todas las batallas, Ramsés haciendo ofrendas junto a su esposa Nefertari y Ramsés sentado junto a dos dioses en la última sala del templo en la que dos veces al año los rayos del sol entran e iluminan durante breves instantes las estatuas. Este fenómeno se produce el día 22 de los meses de febrero y octubre. Nos fue de poco pues estábamos allí el 30, otra vez será.

El coloso que falta se rompió en el 27 a.C.

En el contiguo templo de Hathor, dedicado a Nefertari, tampoco Ramsés pudo evitar seguir representándose a sí mismo en un alarde de egocentrismo sin igual. En su descargo hay que decir que vivió y reinó muchos años por lo que tuvo tiempo de llevar a cabo numerosas construcciones, casi de forma compulsiva y protagonizando muchas de ellas. Éste de Hathor es más modesto y pequeño que su hermano y en su interior tampoco está permitido sacar fotos.

Templo de Hathor

La diosa Hathor

Isla Elefantina

Frente a Aswan está la Isla Elefantina que contiene algunos restos de templos y necrópolis que pueden visitarse, pero mi principal interés en llegar hasta allí residía en las aldeas nubias. Sus habitantes también se vieron perjudicados por la construcción del lago Nasser que sumergió varios templos y obligó a trasladar unos cuantos. De igual modo, los nubios tuvieron que desplazarse y asentarse en diferentes poblaciones, entre ellas Isla Elefantina. Mi intención era únicamente dar un paseo y ver sus famosas casas de colores, pero al haber fallado el contacto con los barqueros del día anterior acometimos la visita en soledad y sin ninguna indicación que nos ayudara a saber por dónde había que tirar. El ferry (1,50LE – 0,30 euros), con partes diferenciadas para hombres y mujeres, nos dejó en medio de una calle en la que no había nadie a quien preguntar, sólo grupos de niños muy empeñados en darme en el trasero con una rama. En un momento de tranquilidad alcancé a hacer un par de fotos de tan pintoresco lugar pero viendo que no encontrábamos el camino y sólo hacíamos que dar vueltas volviendo al lugar de los traviesos chiquillos entendí que aquello no tenía ni pies ni cabeza y decidí volver por donde habíamos venido.

Isla Elefantina

Isla Elefantina

Hotel Old Cataract

Uno de los hoteles más famosos de Egipto, en el que se han albergado desde Agatha Christie (aquí escribió Muerte en el Nilo) hasta Winston Churchill, es el lugar ideal para ver una preciosa puesta de sol sobre el Nilo. El edificio, construido a finales del XIX, por sí mismo ya es digno de visitarse y no hay ningún problema en entrar aunque no se sea cliente.

Hotel Old Cataract

Pero a lo que va todo el mundo que no se hospeda allí es a tomar un té en la terraza esperando a que el sol se ponga. Los precios son totalmente occidentales pero se pagan a gusto a cambio de unas vistas extraordinarias disfrutadas en paz, sin taxistas, faluqueros, caleseros, vendedores y demás personajes variopintos emperrados en que el turista contrate sus diferentes servicios.

Vistas desde la terraza del Old Cataract

Terraza del Old Cataract

Puesta de sol sobre el Nilo

Puesta de sol sobre el Nilo

Acabaron así los dos días pasados en Aswan con uno de los momentos inolvidables de este viaje.

Anuncios

4 comentarios en “Egipto – Abu Simbel

  1. Pingback: Egipto – Viaje al país del Nilo | postalesdelmundo

  2. Pingback: Egipto – Luxor | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s