Egipto – Valle de las Reinas

Acabamos la visita a la orilla occidental del Nilo en el Valle de las Reinas, Deir Al Medina, las Tumbas de los Nobles, el Rameseo y Medinet Habu. Al atardecer, contemplamos una bonita puesta de sol sobre el río y ya de noche nos adentramos en el zoco para realizar algunas compras.

Dedicamos la mañana a explorar lo que quedó pendiente el día anterior para lo cual volvimos a coger el ferry público (1LE – 0,05 euros) donde nos esperaba el mismo taxista que nos había acompañado al Valle de los Reyes. No habíamos quedado previamente con él pero supuso que querríamos completar la visita y se presentó espontáneamente en la parada del barco. A mí me no me caía demasiado bien el hombre porque estaba más empeñado en llevarnos a tiendas que en hacer su trabajo, es decir trasladarnos de un sitio a otro, pero se puso tan pesado que al final accedimos por el mismo precio (300LE – 15 euros) sin descuento por fidelidad y bastante molesto porque le obligamos a prescindir de las tiendas. La cuestión es que al llegar a la otra orilla nos dijo que él no podía venir con nosotros y nos dejó con un colega, que resultó ser una de las personas más agradables, correctas y educadas con las que nos cruzamos durante el viaje. Finalizadas las visitas, fuimos a tomar un refresco y mantuvimos una interesante charla con él sobre muchos aspectos de la vida egipcia, que no voy a reproducir aquí para no hacer el post interminable.

Granate: colosos de Memnón / amarillo: Valle de las Reinas / verde: Deir al Medina / morado: tumbas de los Nobles / azul: Rameseo / marrón: Medinet Habu / gris: puesta de sol / negro: zoco

Colosos de Memnón

Subiendo hacia el Valle de las Reinas a mano derecha se encuentran los Colosos de Memnón, unas impresionantes estatuas de Amenofis III de 18 metros, lo único que queda del templo de este faraón. No se paga entrada porque están a pie de carretera y la visita se limita a bajar del coche y hacer un par de fotos.

Colosos de Memnón

Valle de las Reinas

A unos pocos kilómetros del Valle de los Reyes está la necrópolis en la que eran enterradas las esposas e hijos de los faraones. Se puede entrar únicamente en dos o tres, pero el objetivo principal de la visita es la de Nefertari. Antes de acceder pasamos por la taquilla, pese a que llevábamos el Luxor Pass, para preguntar si era posible hacer fotos pero ni pagando dejan; lo que sí pude ver es el precio: 1000LE (50 euros). Astronómicamente caro para los estándares del país, donde la entrada a cualquier monumento se sitúa entre los 3 y los 6 euros, pero una vez dentro se olvida uno de lo que ha pagado al contemplar tal maravilla. Las pinturas murales, que tuvieron que ser restauradas hace unos años, son sin duda las mejores de todo Egipto.

Valle de las Reinas

Deir al Medina

Deir al Medina era la ciudad en la que vivían los trabajadores de las tumbas. Ellos también quisieron descansar eternamente rodeados por una exquisita decoración y, aunque más modestas en cuanto a tamaño que las de los faraones, es obligado hacerles un hueco en cualquier visita por la zona. La particularidad de estas tumbas es que están coronadas por pequeñas pirámides, y lo que también resulta interesante es ver todavía la estructura urbanística de esta aldea de obreros.

Pirámide sobre una tumba

La aldea

Tumbas de los Nobles

En esta zona hay varias tumbas accesibles pero nos limitamos a entrar en tres: la de Senefer, la de Rejmire y la de Najt. Como me ocurrió el día antes en el Valle de los Reyes, al no poder hacer fotografías guardo un recuerdo algo confuso de las diferentes tumbas, solapándose unas con otras, pero sí conservo la sensación de que eran todas ellas fantásticas.

Zona de las tumbas de los Nobles

El Rameseo desde las tumbas de los Nobles

Rameseo

Pese a encontrarse parcialmente en ruinas todavía es posible hacerse una idea de la magnificencia del templo mortuorio del faraón Ramsés II, compulsivo constructor que no dejaba pasar ocasión para elevar por todo el territorio cualquier clase de monumentos. Estatuas colosales, columnas con los capiteles en forma de loto y de papiro así como relieves sobre diferentes escenas de la vida del faraón conforman el esquema clásico constructivo repetido hasta la saciedad y que tampoco aquí podía faltar.

El Rameseo

Cabeza del coloso de Ramsés

Columnas osiríacas

Relieves

Columnas en forma de papiro

Columnas en forma de flor de loto

Medinet Habu

La última visita de la zona fue la de otro templo, el de Medinet Habu, uno de los que más me gustó gracias a su relativo buen estado de conservación. En ningún momento abandonamos el pilono principal, los relieves, las columnas y las estatuas, pero tenía algo que no sabría precisar que para mí lo hizo destacar del resto.

Primer pilono

Entradas al templo

Estatuas

Relieves

Babuinos en procesión

El vigilante

Columnas con pinturas

Relieves

Entrada al templo

Puesta de sol

Frente al hotel en el que nos alojábamos había un barco-bar llamado precisamente Sunset donde nos instalamos durante un rato con este propósito, asistir a la puesta de sol sobre el Nilo y contemplar posteriormente el cielo totalmente teñido de rojo.

Espontáneos modelos

Puesta de sol

Cielo rojo

Zoco

Como al día siguiente nos esperaba una intensa jornada de excursión hasta Dendera y Abydos y a lo mejor nos iban a faltar tiempo y ganas, aprovechamos antes de ir a cenar para meternos en el zoco a realizar algunas compras. Con el miedo en el cuerpo, temiendo el mayor acoso del siglo, nos adentramos tímidamente por las callejuelas repletas de tiendas. No sé si era por lo tardío de la hora o porque ya empezábamos a acostumbrarnos pero no fue, ni de lejos, tan dramático como había imaginado. Obviamente todos los vendedores se apresuraron a abordarnos con sus fantásticos productos pero sin insistir más de lo necesario, lo cual siempre es de agradecer. Tres o cuatro recuerdos de compromiso es todo lo que suelo comprar en los viajes y en éste no fue diferente pues no hubo nada que me llamara especialmente la atención y me apartara de la idea que llevaba fijada de antemano.

El zoco de Luxor

 

Anuncios

3 comentarios en “Egipto – Valle de las Reinas

  1. Otra visita imperdible amiga 😀 todos bonitos los templos, valles…similares pero también muy diferentes. Me han parecido muy curiosas las tumbas de los trabajadores. Gracias por el paseo y por la fantástica puesta de sol 😀 a mi me conectan y me dan una curiosa paz y energía. Un abrazo compañera.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por pasarte guapa, hay excepciones pero a decir verdad los templos son calcados unos a otros, supongo que los egiptólogos sabrán distinguir todos los detalles y encontrar las diferencias pero en una visita tan superficial como la nuestra eso es bastante difícil por no decir imposible.
      Yo no era nada amante de puestas y salidas de sol pero últimamente les estoy cogiendo mucha afición e intento siempre que puedo no perderme ni una.
      Una abrazo y si no nos leemos que pases una muy feliz navidad

      Me gusta

  2. Pingback: Egipto – Viaje al país del Nilo | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s