Egipto – Dendera y Abydos

Último día del viaje por Egipto dedicado a hacer la excursión hasta los templos de Dendera y Abydos.

Dos templos pusieron el broche final al viaje: Dendera y Abydos, a 60 y 170 kilómetros al norte de Luxor, respectivamente. Para esta excursión, que presumiblemente nos iba a llevar todo el día, no reservé nada con anterioridad al pensar que desde el hotel sería lo más fácil del mundo encontrar un transporte, público o privado, que nos trasladara. La sorpresa vino cuando al llegar el alojamiento descubrimos que estaba prohibido dar información acerca de servicios turísticos, cosa inaudita para mí, pero pese a ello uno de los empleados, en secreto, nos puso en contacto con un individuo que por 1.100LE (55 euros) nos ofreció un taxi. Fue una situación bastante extraña, con llamadas telefónicas a la habitación y encuentros casi clandestinos en el hall como si estuviéramos rozando la ilegalidad cuando lo único que queríamos era hacer una excursión. A mí el tipo no me inspiraba ninguna confianza pero nos dio pereza buscar por otro sitio y al final la comodidad se impuso y contratamos el traslado con él.

Azul: Luxor / granate: Dendera / amarillo: Abydos

Dendera

Como otros templos que habíamos visitado anteriormente, el de Dendera también se edificó en época grecorromana a imagen y semejanza de las construcciones faraónicas. Salvo el pilono de entrada, que en este caso no es una pared maciza, el interior es una imitación fiel a sus antecesores: salas hipóstilas, capillas y criptas con sus correspondientes columnas y relieves, algunas todavía con pinturas. En este sentido no representó ninguna sorpresa excepto por la originalidad de las columnas, que no se parecen a las demás porque está representada la cabeza de la diosa Hathor con orejas de vaca. También fue curioso poder acceder a la cripta por una estrecha escalera y ver los fantásticos relieves que contiene.

Templo de Dendera

Relieves

Columnas con la cabeza de Hathor

Más relieves

La cripta

Relieves de la cripta

Vigilante de Dendera

Abydos

A la entrada de la ciudad un coche de la policía nos salió al paso y nos acompañó hasta el templo propiamente dicho. Si en un entorno bastante degradado como el que estábamos atravesando un vehículo como el nuestro ya llamaba la atención, que se nos sumara una escolta fue la mejor manera de atraer todas las miradas.

Entre Dendera y Abydos

La vida cotidiana en Egipto

Si el de Dendera se edificó en honor de la diosa Hathor, el templo de Abydos se hizo para honrar a Osiris, uno de los dioses más relevantes del panteón egipcio. Éste ya no es una imitación como el anterior sino que se erigió en pleno auge arquitectónico faraónico, el siglo XIII a.C., por Seti I, padre del famoso Ramsés II. El esquema es idéntico y lo que me pareció más destacable fueron los relieves y, sobre todo, su colorido, en pocos lugares tan bien conservado como aquí.

Templo de Abydos

Relieves con algo de color

Más relieves

Capilla

Colores

Jeroglíficos

Sala hipóstila

A la vuelta, otra vez la escolta policial hasta la salida de la ciudad. Al preguntarle al taxista el motivo por el que nos acompañaban nos contestó con un escueto “están haciendo su trabajo” (el inglés no era su fuerte), pero después de tantos días recorriendo el país no nos lo acabamos de creer porque en ningún otro lugar nos habíamos encontrado algo así, pese a que antes del viaje había leído que, en efecto, para llegar hasta algunos sitios, como por ejemplo Abu Simbel, era preciso ir acompañados. En fin, puro trámite o algo más, no conseguimos averiguarlo.

Abydos

Llegar al hotel y empezar otra insufrible discusión con el taxista fue todo uno. El motivo, que la propina le parecía insuficiente porque, según él, el individuo con el que habíamos contactado a través del hotel en realidad no era su jefe y, por consiguiente, no le iba a pagar ni una libra, debiendo asumir nosotros su sueldo. El hombre sabía poco inglés pero en ese momento se hizo entender perfectamente. La cuestión es que tras once días seguidos peleándonos a diario por motivos iguales o similares a éste mi paciencia llegó a su límite y me negué en redondo a darle más del importe con el que podía costearse perfectamente una cena en un restaurante. Creo que como propina eso es más que suficiente en cualquier parte del mundo, salvo en Egipto.

Sin ganas de pasear tras el berrinche y esperándonos un buen madrugón al día siguiente para coger el avión hacia El Cairo, lo que quedaba de tarde se fue en preparar las maletas y poco más. La excursión de este día también nos había obligado a levantarnos muy pronto y a tan temprana hora volvimos a ver los globos elevándose por encima del Valle de los Reyes.

Globos en el Valle de los Reyes

 

Anuncios

6 comentarios en “Egipto – Dendera y Abydos

  1. Pingback: Egipto – Viaje al país del Nilo | postalesdelmundo

  2. Uy compañera que extraño el momento ese de contratar la excursión medio por “lo bajini” y lo del coche policial a modo de escolta. Yo creo que hubiera acabado como tu, un poco hasta el gorro de esas negociaciones de precio, propinas… y de sentirme un monedero con patas grrr cabrea. Eso sí, veo esos sobre relieves, esos templos solitarios, los misteriosos pasillos, los globos…y se me pasaría todo 😀 que maravilla de viaje compañera, me hubiera ido de polizona sin duda 😉 Un abrazo grande, especial y navideño. Felices Fiestas linda Gladys.

    Le gusta a 1 persona

    • Pues sí, quedó todo un poco raruno, además el tipo no me daba buena espina, pero en fin, cosas que pasan cuando uno sale de casa, ahora me acuerdo y me parece más anecdótico que otra cosa pero en ese momento no me hizo demasiada gracia…
      La arquitectura faraónica tiene algo de misterioso y enigmático, empezando por los milenios que lleva en pie, pero también debo decir que acabé algo saturada porque creo que quise ver demasiados templos, incluso los que están fuera del circuito o casi, y al final se me hizo algo repetitivo.
      Muchas gracias por pasarte por aquí, te mando otro abrazo y muchos besos, deseándote que pases una muy feliz navidad.
      (A ver si para el próximo año aprendo a poner emoticonos porque no tengo ni idea de cómo se hace!!!)

      Me gusta

  3. La verdad es que parece todo muy extraño… lo de no poder contratar excursiones, la escolta policial, la propina(aunque esto es el pan nuestro de cada día)… Imagino que tal y como está la situación por allí deben ser cosas relativamente normales.
    Un saludo!!

    Me gusta

    • Lo más raro es que en un hotel no puedan proporcionar algo tan cotidiano como información sobre excursiones y visitas, que es lo que necesitan los huéspedes, nunca me había encontrado algo así pero es posible que haya algún motivo o problema anterior que obviamente desconozco, si no no me lo explico.
      En cuanto a la escolta policial, por lo que leí antes de ir, en Egipto es muy normal, el problema del terrorismo sigue más presente que nunca, pero por los motivos que sean nosotros sólo la tuvimos en esta última excursión a Abydos, en los otros lugares no hizo acto de presencia, quiero creer que controlan el tema de otra manera.
      Las propinas representan una partida importante del presupuesto, hay que darlas a todo el mundo, incluso a un policía que se ofrece a hacerte una foto… en fin, el país está muy empobrecido y cada uno intenta ganarse la vida como puede.
      Muchas gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario, un saludo

      Me gusta

  4. Pingback: Egipto – Datos prácticos | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s