Setcases (Girona)

En el Pirineo de Girona hay un pequeño pueblo llamado Setcases que tiene todos los ingredientes para formar parte de la lista de lugares con encanto.

La comarca del Ripollés, situada en el norte de Catalunya y haciendo frontera con Francia, es por entero uno de los destinos más recomendables para realizar un sinfín de actividades, desde rutas culturales por su patrimonio románico hasta practicar deportes de invierno. En todas, el contacto con la naturaleza se vive de forma permanente, pues incluso las valiosas iglesias diseminadas por el territorio se encuentran en enclaves privilegiados.

Tan fácil es encontrar pueblos minúsculos y encantadores que, pese a la afluencia de un turismo cada vez más creciente, han sabido conservar su antiguo atractivo, como difícil es elegir únicamente uno para encabezar el ranking, pero en este día de principios de enero escogí Setcases, que tanto sirve para adentrarse en el alma pirenaica como para iniciar una hipotética ruta por las aldeas de la comarca.

No son estrictamente siete casas pero pocas más hay en este núcleo que no llega a los 200 habitantes y que se recorre en pocos minutos. La uniformidad arquitectónica en piedra, muy común en toda la zona, le da ese aspecto de tiempo detenido.

Para ocupar el resto de la jornada se abre un abanico de posibilidades. Una de las más destacables puede ser llegar hasta la estación de esquí de Vallter, a menos de doce kilómetros. En este enlace vienen explicadas todas las modalidades y precios: Vallter2000

Otra propuesta es realizar alguna ruta senderista. Las hay para todos los gustos, niveles y edades. En la web del ayuntamiento se puede encontrar la que más se adapte a nosotros: Rutas desde Setcases, incluido un tramo del GR-11, conocido también como Senda Pirenaica, que va desde el Mediterráneo hasta el Cantábrico. Aunque en principio mi intención era seguir unos cuantos kilómetros de ésta, que va hacia el norte hasta Ull de Ter, la compañía de la carretera en la primera parte me pareció poco atractiva y me cansé enseguida, por lo que dimos media vuelta y emprendimos el llamado Camí de la Serra, que tiene su punto de inicio tras pasar el puente del pueblo. Son 3,7 kilómetros con un desnivel de 505 metros.

Empezando el GR-11

La cuesta no puede ser más sencilla, apta para cualquiera aunque no tenga ninguna preparación física, es decir que podría encuadrarse en un paseo para abrir el apetito, sobre todo si no se acaba como fue nuestro caso: demasiadas paradas para hacer fotos, demasiado tarde para empezarla y más ganas de disfrutar del entorno que de caminar.

La ruta

Vistas desde el camino

Las huellas de los centenares de vacas que por allí pastan son evidentes a cada paso y hay que tener cuidado de no tropezar con sus deshechos. Una muy simpática nos vino a recibir y aunque parecía que no nos dejaba pasar finalmente nos hizo de cicerone durante unos metros.

En medio del camino

La seguimos

El paisaje de montaña puede ser espectacular pero hay que admitir que la época no era la mejor visualmente hablando, sobre todo por la evidente ausencia de nieve que, de haber estado, le habría dado un toque impagable de postal navideña. Faltando ésta estaba todo muy seco y triste, por lo que parece mejor esperar a la primavera para disfrutar plenamente del entorno. La suerte es que para ser principios de enero el día era soleado y hacía buena temperatura, de haber estado gris entonces lo mejor habría sido quedarse en casa.

Se vaya a Setcases a esquiar, a pasear, a por alguna ruta senderista o tan sólo a comer, lo que no hay que dejar de hacer es subir hasta el mirador que está encima de las dos casas que hay al otro lado del río y contemplar el pueblo desde las alturas. El mirador es tan bonito que hasta los perros se quedan embobados mirando.

En realidad, este mirador fue en parte el responsable de que no pudiéramos acabar la ruta, se estaba tan bien al solecito y con esas vistas a los pies que después de tomar una sabrosísima comida en uno de los muchos restaurantes que hay en el pueblo (Can Jepet) volvimos a subir cuando anochecía para tener otra panorámica nocturna de este encantador pueblo al que, sin duda, volver en primavera.

 

Anuncios

2 comentarios en “Setcases (Girona)

  1. Yo a esquiar no 😀 jajaja ni loquita 😉 mucho mejor caminar por los senderos. Muy bonito el mirador de día y de noche 🙂 yo podría vivir en un lugar tan chiquitín. Me ha gustado el agradable paseo, aunque como dices con la nieve o las flores todo cambia. Muchas gracias compañera por compartir tus rinconcitos. Un abrazo viajero.

    Le gusta a 1 persona

    • A mí lo de esquiar tampoco me va mucho, como tú prefiero caminar aunque el otro día nos cubrimos de gloria, tan fácil el sendero y tan vagos que somos 🙂
      Hombre, yo lo de vivir aquí, tan a trasmano de todo, no lo veo, el aeropuerto queda demasiado lejos 😉
      Un abrazo guapa y gracias por pasarte siempre por aquí a hacerme compañía 😉

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s