Tanzania – Zanzíbar: P.N. Jozani

Situado en el Océano Índico, Zanzíbar no es una única isla sino un archipiélago perteneciente a Tanzania y compuesto por tres islas, Unguja, Pemba y Mafia.

No obstante, la más grande de ellas, Unguja, también es conocida con el nombre de todo el archipiélago, Zanzíbar. Hasta aquí acude el grueso del turismo internacional atraído por sus paradisíacas playas, sus fabulosos fondos marinos y también por ser el único lugar del mundo en el que habita el colobo rojo, un mono muy simpático y sociable.

Globo granate: P.N. Jozani / globo amarillo: restaurante The Rock

En nuestro segundo día en la isla el plan fue de lo más sencillo y asequible, que no económico. Aquí se acabaron los madrugones del safari porque si algo nos sobraba precisamente era tiempo, de manera que hasta media mañana no pasó a buscarnos un taxi para llevarnos hasta el Parque Nacional de Jozani, el único existente en Zanzíbar. De dimensiones pequeñas pero con una gran variedad de hábitats, guarda entre sus árboles un tesoro no escondido sino visible para todo el que pase por allí: el colobo rojo.

Lo primero que hicimos fue dar un corto paseo por el frondoso bosque y al poco rato ya empezaron a aparecer los colobos, un primate endémico de la isla demasiado sociable a mi modo de ver pues acercarse tanto a los humanos no puede traerle nada bueno. Espero que las medidas que se adopten para protegerlo sean efectivas y, al menos, lo parecen, porque en un momento nos vimos rodeados por varias docenas de ellos y, si hubiéramos querido, con extender la mano habríamos podido tocarlos. Está visto que, pese a su cercanía, no parecen correr ningún peligro como especie. Por supuesto, los pequeñines eran graciosísimos con sus juegos y cabriolas, aunque el momento del despioje no parecía hacerles la misma gracia.

Dentro del mismo parque, a poca distancia del bosque, el panorama cambió por completo al adentrarnos en los manglares, una zona repleta de un árbol llamado mangle que se caracteriza por ser muy tolerante a las sales marinas. El agua que lo cubre es dulce pero su proximidad al mar provoca que contenga una alta concentración de sal. Un sistema de pasarelas permite ver desde arriba esta singular vegetación que me impresionó igualmente pese a que en ese momento había bajamar y lo que pudimos apreciar fueron miles de raíces de árboles ya formados y de otros que están en proceso de crecimiento.

Acabada la visita llegó el momento de darse el capricho gastronómico del viaje y para ello nos dirigimos al restaurante The Rock, cuya particularidad es que se encuentra encima de una roca y según esté la marea se llega andando o en barca. El nuestro fue el primer caso y accedimos a él caminando por una arena finísima y blanquísima, de ésas que te traes de recuerdo de vuelta a casa y que te ciega si no llevas gafas de sol, y eso que el día no estaba muy radiante sino más bien todo lo contrario, de hecho un viento muy molesto nos estuvo acompañando durante toda la estancia en la isla.

Comimos razonablemente bien a un precio nada razonable, es el típico restaurante que sólo se pueden permitir los turistas y lo hacen pagar, más la ubicación que otra cosa. Con lo que nos gastamos aquí seguro que come una familia zanzibareña durante un mes, pero igualmente valió la pena la turistada.

Anuncios

5 comentarios en “Tanzania – Zanzíbar: P.N. Jozani

  1. Que interesantes los colobos compañera 😀 me encantan nuestros super-primos 😉 Debe ser muy entretenido mirarlos 🙂 Me encantan las fotos, especialmente la del bebe “espeluchao” 😀 y la del solitario que mira hacia abajo o hacia los propios bajos 😉 😀 jajaja. Es una especie de primate muy muy sexual.
    Entre el mangle y el restaurante 😉 me quedo con el primero. Son unos ecosistemas muy interesantes, con especies resistentes a las mareas, adaptadas a un amplio rango de salinidad, a la temperatura… En Costa Rica estuvimos por alguno…temía que me comieran los mosquitos…pero escapé 🙂 . Muchas gracias por compartir compañera, un abrazo XL!

    Le gusta a 1 persona

    • A mí me gustó mucho pasar ese rato en compañía de estos primos nuestros, y la cercanía hizo de ese momento algo muy intenso. Coincido contigo en que la foto del que se mira los bajos es especial, a mí me recuerda a una personita pensativa.
      Por supuesto que fue mucho mejor el manglar que el restaurante, no he querido enrollarme sobre la biodiversidad que se puede encontrar aquí pero son lugares especialmente interesantes en muchos sentidos.
      Un abrazo guapa y gracias a ti por estar siempre pendiente de mí 😉

      Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Tanzania – Zanzíbar: atolón Mnemba | postalesdelmundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.