PREMIO LIEBSTER AWARDS

A la vuelta de mi último viaje, que me ha llevado a recorrer una parte de Grecia, me esperaba una bonita sorpresa: la nominación para los premios Liebster Awards por parte del blog Mi familia viajera. Antes de explicar en qué consisten y entrar en el fondo del asunto debo expresar mi agradecimiento a estos compañeros de aventuras viajeras y blogueras por haberse fijado en mi trabajo.

Los premios Liebster Awards se conceden entre blogueros como un reconocimiento a su labor, es decir que no media ningún concurso ni ninguna votación ni tampoco hay que presentar una candidatura. Es una manera de destacar a algunos de los blogs que seguimos y premiar su esfuerzo.

Las bases son muy sencillas y están recogidas aquí, el resumen lo copio y pego de Mi familia viajera:

  1. Debes tener al menos un Liebster para nominar a 5, 11 o 20 blogs.
  2. Cuando eres nominado, debes seguir al Blog que te otorgó el Liebster.
  3. Igualmente, hay que visitar al resto de los Blogs nominados y si te gustan seguirlos.
  4. Hay que contestar a 11 preguntas que te hace el Blogger que te nominó o escribir 11 cosas sobre ti, o ambas a la vez. Es decisión del Blog que te nomina del trámite a realizar.
  5. Y, por último, la parte más difícil, ya que son muchos los Blogs a los que se podrían nominar. Hay que otorgar el Liebster a 5, 11 o 20 Blogs y darlo a conocer en las redes sociales.

 

Aquí van las preguntas y mis respuestas:

¿Por qué decidiste hacer un blog?

Me parece la mejor manera de tener un recuerdo de mis viajes y, al mismo tiempo, volverlos a vivir una vez se han acabado. La memoria es muy frágil y al cabo de los meses te das cuenta de que muchos detalles se van olvidando, sobre todo en los viajes largos donde se visitan un montón de lugares en poco tiempo. Por otro lado, como mi desconexión es total cuando estoy fuera (de hecho me enteré de la nominación a este premio a mi vuelta de Grecia) no hago el blog en directo, por lo que cuando lo elaboro vuelvo a trasladarme desde mi casa a los sitios por los que he pasado. También el componente de prestar ayuda a quien esté buscando información sobre algún destino en el que he estado es importante pero no deja de ser secundario, porque si algo abunda en el espacio cibernético es precisamente información sobre cualquier cosa.

¿Por qué has puesto ese nombre a tu blog?

Me costó tanto encontrarlo que llegué a cambiarlo. En un principio se llamaba Impresiones Viajeras, más adecuado al espíritu de lo que quería plasmar pero  no acababa de convencerme. Finalmente, viendo que la mayoría de nombres que me gustaban ya estaban ocupados me decidí por el actual, reflejo de mi afición a mandar postales desde todos los sitios a los que voy, y me hace tanta ilusión recibirlas que incluso me las envío a mí misma. En el blog quiero mostrar las postales de los sitios tan maravillosos que tengo la suerte de ir conociendo gracias a mis viajes.

¿Qué es lo que intentas cuidar más en tu blog?

Texto y fotos son el alma de cualquier blog y el mío no iba a ser menos, pero lo que más me preocupa y lo que me cuesta más esfuerzo es plasmar la impresión que me causa lo que veo, ya sea buena o mala (de ahí el primer nombre del blog). Describir lo subjetivo no es fácil y sé que no siempre consigo transmitir mis impresiones.

¿Qué intentas hacer para captar nuevos seguidores en tu blog?

Sin duda, las redes sociales son una herramienta imprescindible en este aspecto. Facebook y desde hace poco Twitter son las que más me ayudan pero no es un tema al que dedique más esfuerzos de los estrictamente necesarios para darme algo de visibilidad sin obsesionarme con ello.

Cuéntanos una anécdota de tus viajes

Lógicamente en cada viaje surgen un montón de anécdotas para explicar y la mayoría por suerte acaban bien. La última ocurrió en el control de seguridad del aeropuerto de Atenas: del trípode que iba en la mochila para no sobrecargar el equipaje facturado se desprendió, sin saber cómo, una pieza que sirve para ajustar la cámara. Esta pieza tiene forma de destornillador y, por supuesto, al ir suelta no podía pasar con el equipaje de mano. Dejarla allí habría significado tirar el trípode a la basura, pero por suerte la persona que iba a requisarla nos sugirió volver al mostrador de facturación para intentar meterla en la maleta. Por descontado el equipaje hacía ya rato que estaba camino del avión, así que no quedó otro remedio que pedirle a algún pasajero que nos hiciera el favor de facturarla en su propia maleta. Por suerte un desconocido se prestó a ello y se pudo salvar el trípode. Al final, siempre hay almas caritativas que nos salvan de más de un apuro.

Tus tres destinos favoritos

Por supuesto, hay muchos, pero tres de los que más me han impactado (por orden cronológico, no de importancia) son: Antelope Canyon en Arizona (USA), el recinto arqueológico de Petra (Jordania) y el glaciar Perito Moreno en El Calafate (Argentina).

Con tu experiencia ¿qué consejo darías a todo viajero?

No soy nada amiga de dar consejos, creo que lo que es útil para unos puede no serlo para otros y cada uno debe seguir su propia intuición, pero en general me gustaría destacar que viajar es mucho más fácil de lo que parece desde casa. Durante la planificación van surgiendo muchas dudas que parecen no tener respuesta y una vez en el sitio se comprueba que siempre se solventan, a veces solas.

¿A qué tres lugares que aún no has ido te gustaría viajar?

La lista es interminable pero como grandes pendientes tengo Egipto (un pecado no haber ido aún pero la situación del país a veces lo hace desaconsejable), un safari en África y los templos de Angkor en Camboya.

¿Qué es para ti lo más importante de todo viaje?

Todos los aspectos del viaje me parecen igual de importantes, desde el primero, elegir destino, hasta el último, volver a casa y reflejarlo en el blog, pasando por supuesto por una correcta planificación que permita disfrutar al máximo sin perderse nada importante yendo a un ritmo adecuado, es decir ni ir a matacaballo ni dejar demasiados ratos muertos.

¿Qué es lo que nunca falta en tu equipaje en tus viajes?

Dejando de lado lo imprescindible como pasaporte, dinero y tarjeta de crédito, sin lo cual no es posible ni siquiera salir del aeropuerto, para mí lo más importante es la cámara de fotos, e incluso ésta es sustituible pues en Vietnam se estropeó en medio del viaje y tuve que comprar otra pero claro, ya no fue lo mismo. El resto de cosas o son prescindibles o pueden conseguirse en destino.

¿Qué mejoras harías en el blog Mi familia viajera?

La pregunta imposible pues todos los blogs tienen algo que los hace especiales. Si están hechos con cariño e ilusión, como es vuestro caso, no es necesario mejorar nada, simplemente seguir con las mismas ganas que el primer día.

Y ahora lo más difícil, las nominaciones. Muchos son los blogs que lo merecen pero hay que elegir y estos son (por orden alfabético):

Y aquí van mis preguntas:

  • ¿Te gustaría vivir viajando?
  • ¿A qué renunciarías por un viaje?
  • ¿Cuál es el viaje de tus sueños?
  • ¿Te gusta repetir destino o prefieres buscar nuevos lugares?
  • Cuenta una anécdota divertida de algún viaje
  • Y como no todo es siempre de color de rosa, ahora una anécdota desagradable
  • ¿Dónde te sientes más a gusto, visitando una ciudad o en contacto con la naturaleza?
  • ¿Ha cambiado tu manera de viajar a lo largo de los viajes?
  • ¿Eres de los que lo planifica todo al minuto o prefieres improvisar sobre la marcha?
  • Tu lugar preferido en el mundo (sólo uno, el top de los tops)
  • ¿Qué es lo que más te molesta/aburre cuando viajas?

Para acabar, vuelvo a reiterar mi agradecimiento a Mi familia viajera por este premio inesperado, ha sido una agradable sorpresa para mí.


 

 

 

 

 

Sitges (Barcelona)

Encuadrar a Sitges en la categoría de pueblo probablemente no sea lo más indicado: con sus más de 28.000 habitantes esta localidad va sobrada para tener la condición de ciudad. No obstante, como en muchos aspectos todavía conserva un aire que recuerda a lo que fue he preferido incluirlo en la lista de pueblos con encanto.

Sigue leyendo