SOBRE MÍ

Todo blog que se precie contiene un apartado donde el autor se da a conocer, algunos lo incluyen porque lo reclaman sus seguidores (no es mi caso), otros porque lo considerarán imprescindible (sigue sin ser mi caso)… en fin, motivos puede haber tantos como personas que tienen un blog, más comúnmente llamados blogueros, pero raro es no dar ni que sea unas mínimas pinceladas, foto incluida, sobre la personalidad de quien narra sus viajes para que unos desconocidos los lean.

Como yo apenas tengo seguidores ni creo que darme a conocer sea algo imprescindible, voy a buscar otro motivo que no es ni más ni menos que darle un poco más de contenido al blog y que quede también más completo, al fin y al cabo si hay tantos blogueros que lo hacen por algo será, no todo el mundo puede estar equivocado. Otra razón es que ahora mismo no tengo ningún viaje pendiente por bloguear y, en consecuencia, dispongo de tiempo para escribir esta entrada.

Para empezar por algún sitio, somos dos que viajamos (viajeros o turistas) pero una que escribe y hace las fotos, de ahí que vaya cambiando del singular al plural con tanta facilidad. No voy a omitir a mi compañero de vida y de viaje cuya presencia es imprescindible para que esto salga adelante ni tampoco quiero transmitir la sensación de que voy sola por el mundo, de ahí que use el plural, por ejemplo, cuando hablo de los lugares visitados. Ahora bien, las opiniones, gustos, sensaciones, etc., son sólo míos y por eso me parece más coherente utilizar la primera persona.

Tras esta explicación, intentaré exponer la clase de viajeros/turistas que somos (o no somos) ya que rasgos sobre la vida personal no caben en este blog por innecesarios:

  • No somos mochileros, ni por edad ni por espíritu. A veces parece que este tipo de viajeros está rodeado de un aura especial que los hace únicos y auténticos, pero a mi modo de ver no se es menos viajero por llevar maleta.
  • No hacemos nunca viajes organizados por otros, ni siquiera viajamos con más gente, ya sean amigos, familiares, etc. Dos nos sobramos y nos bastamos para ir por el mundo y más sería una multitud no muy bienvenida. La planificación corre de mi cuenta y si algo sale mal soy la única responsable, pero prefiero equivocarme a seguir las directrices de otros que ni nos conocen ni saben de nuestros gustos personales. Exceptúo los lugares a los que no podemos llegar por nuestros propios medios, ya sea por desconocimiento del terreno o por imposibilidad de hacerlo, pero siempre se trata de momentos puntuales en sitios muy concretos.
  • Al hilo de lo anterior, organizo los viajes siguiendo mi criterio personal, es decir que no necesariamente vamos a donde va todo el mundo, si algún sitio no me llama la atención, por más popular que sea, seguro que ni lo pisamos. Por contra, a lo mejor incluyo sitios que quedan fuera del circuito turístico si me resultan lo suficientemente atractivos, aunque reconozco que esto último cada vez es más difícil, por falta de tiempo la mayoría de veces y/o de la suficiente infraestructura para conseguirlo y porque, en realidad, pocos rincones quedan en el mundo que no hayan sido ya descubiertos por alguien.
  • Nos consideramos viajeros omnívoros y por eso no somos excluyentes en cuanto a temática, lo mismo disfrutamos visitando iglesias que haciendo un trekking, conociendo una megaciudad que pasando unos días de turismo rural, encerrados cuatro horas en un museo que comiendo un bocadillo junto a un lago. Somos generalistas que intentamos aprovechar lo que cada sitio tiene para ofrecer, no expertos en algo concreto.
  • Siempre respetuosos con lo que nos encontramos aunque no nos guste, ya sean costumbres, comidas, etc., salvo en un punto: la explotación de los animales. Ni participamos ni lo haremos nunca en actividades en los que se vean implicados en contra de su voluntad, ni siquiera lo que parece un ingenuo paseo en coche de caballos o en camello por el desierto. Su utilización para fines turísticos me parece simplemente aberrante y me niego a contribuir con mi dinero a perpetuar este tipo de actividades que tendría que desaparecer. El respeto por el bienestar animal debería estar por encima de todo y, cuando brilla por su ausencia, yo también me vuelvo irrespetuosa.

Respecto a este blog y a mi tarea como blogera, alguna puntualización nunca viene mal:

  • Ni soy una experta viajera ni pretendo serlo, así como tampoco está en mi mano dar consejos o recomendaciones, para eso ya están los gurús. Cada cual tiene sus gustos y preferencias y en función de ellos debe organizarse sus propios viajes, que a mí me vaya bien tal como los hago no significa que sea la mejor manera de hacerlos.
  • Opino que las fotos son absolutamente imprescindibles, el complemento indispensable a cualquier viaje y a cualquier blog, en primer lugar para ilustrar las palabras y en segundo lugar cuando falla la memoria, más de un viaje lo he podido reconstruir gracias a las fotos que me han permitido seguir la cronología del itinerario, sobre todo si ha pasado tiempo y no tiene diario propio. Si algún día me quedo sin cámara dejaré de viajar pues uno de mis propósitos es fotografiar el mundo.
  • Ni salgo en el blog ni voy a salir nunca, me encanta el anonimato que facilita Internet y, además, me parece secundario mostrar mi cara, no creo que ganara nada con ello (el blog).
  • No pertenezco a ninguna comunidad ni grupo de blogeros, sólo me apunto a los que sirven para dar un poco de difusión; de hecho no conozco a nadie de este mundillo salvo por haber hecho alguna contribución puntual.
  • La finalidad de este blog es de tipo personal: me gusta hacerlo, es una bonita manera de alargar el viaje y, pasado el tiempo, conservar un recuerdo que de otra forma se perdería en la memoria. Información sobre viajes sobra en Internet, de hecho hay tanta que es facilísimo perderse, por lo que desde este punto de vista mi blog es innecesario y no puede aportar nada nuevo que no se haya dicho ya mil veces, lo cual no está reñido con que  me alegre si a alguien le puede servir de ayuda.

Tras toda esta perorata, y sin que sirva de precedente, pongo una foto mía del último viaje realizado por Polonia, concretamente en Varsovia contemplando el paisaje urbano desde la torre de la Iglesia de Santa Ana.

dsc_0742-copy

 

2 comentarios en “SOBRE MÍ

  1. Me ha encantado la sinceridad que derrochas en este tu apartado “sobre mí”. Concuerdo en casi todos -si no todos- los puntos de tu personalidad. A ver cuándo me animo yo a escribir este apartado en mi blog (miedo me da…), ya que yo soy de las que leen estos apartados nada más descubrir un nuevo blog. ¡Un saludo y buenos viajes! 🙂

    Me gusta

  2. Gracias Marta por dejar tu comentario, a lo mejor quedó demasiado brusco, jejeje, pero en ese momento me salió así!!
    Perdona por la tardanza en contestar pero acabo de volver de viaje y cuando estoy fuera desconecto totalmente.
    Un saludo viajero!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s